Prohibido enfermar

Los medicamentos aumentaron 244% desde que Cambiemos está en el Gobierno, con picos de 540% en algunas drogas. La jubilación mínima, en ese período, subió el 143%. El año pasado, los remedios aumentaron casi 20 puntos más que la inflación. Hay 7 millones de argentinos mayores de 60 años. Pese a eso, lo impensable: cayó el 7% el consumo de remedios recetados.

 viernes, 22-febrero-2019

Las jubilaciones pierden ante todos los rubros y los remedios gratis del PAMI cada vez se retacean más.


El consumo de medicamentos tendría que no ser elástico porque se supone que, al menos los recetados, mantienen estable su demanda más allá de su precio. Pero no hay lógica que valga cuando los precios suben un 244,33 % entre fines de 2015 y fines de 2018, con picos del 540%.

Hay casi siete millones de personas mayores de 60 años en Argentina, el 15,5% de la población. Ese universo es el más demanda medicamentos y es además el que más ajuste sufrió con el retroceso de las jubilaciones nacionales: en los últimos tres años recibieron aumentos de haberes del 143,63%.

El tema se agrava porque PAMI limitó la entrega de medicamentos sin costo a aquellos jubilados que tengan ingresos menores a 1,5 haberes mínimos, no ser propietario de más de una vivienda y no contar con sistema de salud prepago.

Los farmacéuticos nucleados en la COFA (Confederación Farmacéutica Argentina) registraron en diciembre del año pasado una caída del caída de las ventas del 7,14% en medicamentos recetados y de 12,97% para los de venta libre, en relación a diciembre del año anterior. Es aproximadamente un millón menos de unidades de remedios, incluidos los destinados a enfermedades crónicas como asma, tiroiditis, reuma, diabetes, hipertensión, etc.

Por ejemplo, la levotiroxina que se usa para tratar disfuncion tiroidea pasó de $ 60,65 a $ 302,69 en tres años, el atenolol que se adminsitra para la hipertensión subió de $ 73,20 a $ 200,24 y el anticoagulante acenocumarol fue de $ 65,85 a $ 382,30 en idéntico lapso. Este último se usa para evitar accidentes cerebro vasculares.

Muy arriba de la inflación

En 2018, los medicamentos aumentaron mucho más que la inflación, como sucedió con los alimentos. Ambos, productos de obvia primera necesidad para toda la población, pero principalmente para los viejos. El año pasado la suba fue del 66,5% contra el 48% de inflación general, según datos de la entidad farmaceútica. Y en enero de 2019, el alza promedio de los 50 principales medicamentos fue 2,84 %. Pero hubo fármacos que aumentoron hasta el 4,37 % y otros un 6,7%.