Pymes en caída libre

Humberto Spaccesi, titular de Apyme Córdoba, dio el diagnóstico crítico de las pequeñas empresas en tiempos de pandemia: "estamos cayendo desde el décimo piso y vamos por el quinto. Hay que ver qué nos encontramos cuando toquemos la realidad".

 martes, 26-mayo-2020

Humberto Spaccesi, titular de Apyme Córdoba, dijo que se cortó la cadena de pago y los bancos no prestan a las pequeñas empresas más vulnerables.


El escenario de recesión y crisis mundial afecta con particular crudeza a las pequeñas empresas argentinas, mientras la banca privada se niega a habilitarles crédito y se resguardan con el argumento de la “duda razonable” sobre las posibilidades de recuperar los capitales. Humberto Spaccesi, titular de Apyme Córdoba, la cámara que nuclea a los empresarios de la pequeña y mediana empresa local, describió la situación con la metáfora de una tragedia en ciernes. “Venimos en una caída estrepitosa. Somos como los que caen desde el décimo piso y en el quinto nos preguntan cómo nos va. La respuesta es que hasta ahí bien, pero hay que ver cuando lleguemos abajo, porque no sabemos qué vamos a encontrar cuando toquemos la realidad”.

La negativa de los bancos a prestarles plata a los que más lo necesitan, suma tensión a la crisis y anuncia un horizonte sin salida para los empresarios chicos. “Los bancos dicen que no pueden arriesgar su capital, y ese dinero prefieren prestárselo a las grandes y medianas hasta cubrir sus cupos prestables y hacer otro tipo de especulaciones financieras porque lo que necesitan es ganar dinero, y están dentro de un marco regulatorio que es legal. Podemos ver si es justo o injusto, pero hoy es parte de la realidad. Lo vemos y no podemos hacer nada”; dijo en una entrevista con Nada del Otro Mundo, y agregó que la decisión de otorgar estos créditos a través de los bancos privados fue una apuesta para facilitar el mecanismo de otorgamiento. “No es fácil en un país con alta informalidad llegar a todos los sectores, Habría que limar la inventiva para llegar a los sectores productivos que son generadores de trabajo legítimo y riqueza, pero no están dentro del entramado del sistema para poder asistirlos. A veces va mucho más allá de la voluntad política sino que las dificultades están en la implementación”.

La lógica del mercado es, según su análisis, la que guía la aplicación del programa y en ese juego los bancos ponen sus fichas para no perder. “En Argentina, salvo la banca pública y la cooperativa, que no distribuyen utilidades, el resto de la banca privada nacional e internacional, está cuidando muy bien sus activos. Entonces cuando el gobierno les dice préstenle a las pyme y para eso hace una emisión extraordinaria y les rescata las lelic, ellos solo le prestan a las grande sy medianas empresas y a las pyme vulnerable, que somos la gran mayoría. dicen que tienen una duda razonable de si les vamos a poder devolver o no el dinero. Aun existiendo la garantía del FoGar del gobierno. Entonces no nos están prestando ese dinero”, explicó.

“Las pymes estamos con las cadena de pago rotas, eso es que los cheques que di para pagar materia prima y los que recibí por la venta de mercadería, los dos cheques están sin ser pagados, devueltos sin fondos. Hay una cobertura hasta junio pero va a llegar un momento en que esa ingente masa de dinero, va a tener que aparecer de algún lado para solventarlo. Si no lo hacemos, cuando lleguemos al piso, no sé con qué nos encontramos”, concluyó el empresario.