Qué angustia mi querido rey

En silencio, sin hacer callar a nadie y con destino desconocido, el abdicado rey Juan Carlos I escapó de España en medio de una investigación judicial en donde se lo acusa de actividades financieras ilegales y de recibir coimas por 100 millones de dólares para que empresas de su país construyeran una línea ferroviaria de alta velocidad en Arabia Saudita.

 martes, 4-agosto-2020

El emérito rey Juan Carlos I dijo adiós a España. La Casa Real comunicó que el monarca abandonó el país en medio de un escándalo judicial por corrupción que lo compromete seriamente.


En todas partes se cuecen habas. Al igual que ocurrió con el ex presidente Mauricio Macri cuando la semana pasada abandonó el país asediado en distintas causas judiciales, el abdicado rey Juan Carlos I huyó de España en medio de una investigación judicial – que se inició en Suiza y ahora también continúa en su país – en la que se lo acusa de llevar adelante actividades financieras ilegales y de corrupción. Puntualmente, el monarca habría recibido una suma de 100 millones de dólares en “comisión” a partir de la concesión de un contrato en donde empresas españolas se hacían cargo de la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad en Arabia Saudita.

Si bien las normas reales indican que sólo solo puede ser investigado desde el momento de su abdicación en el año 2014, el emérito rey ya había dado señales de “buenas relaciones” con los saudíes dos años antes cuando se quebró la cadera durante un safari de elefantes en Botsuana, al que había sido invitado por el empresario saudí Mohamed Eyad Kayali, representante de la casa real de Arabia Saudita en España. Casualmente, allí estaba acompañado de su ex amante, Corinna Larsen, quien además de confirmar la coima recibida por el rey a partir del contrato ferroviario en su declaración judicial, agregó que el monarca le había depositado 65 millones de euros en una cuenta de las islas Bahamas.

En silencio, sin hacer callar a nadie y sin especificar cuál era su destino, Juan Carlos I le envió un mensaje a su hijo, el Rey Felipe VI, avisándole de su “meditada decisión” de trasladarse “en estos momentos” fuera de España. Por su parte, el presidente socialista Pedro Sánchez, manifestó su respeto a las disposiciones de la Casa Real en “distanciarse de supuestas conductas cuestionables y reprobables de un miembro de la familia real”.