“Que la Corte se haya ‘achicado’ ante Garavano es para temblar”

La Corte Suprema salió a aclarar que el hecho de haber pedido el expediente de la causa denominada Vialidad “no suspende el juicio oral en trámite”, que debe arrancar el martes próximo. El exjuez federal Miguel Rodríguez Villafañe criticó la actitud de la Corte y lanzó: “Esto genera una sensación de indefinición, de que todo depende de humores políticos”.

 jueves, 16-mayo-2019

Macri y el Gobierno presionaron, y la Corte dio marcha atrás.


Después de la andanada de críticas vertidas por funcionarios del Gobierno en articulación con la enorme presión mediática –de parte de los medios adictos al oficialismo-, la Corte Suprema publicó un comunicado con 10 puntos –algo que pareciera una moda de estos tiempos- aclarando que el hecho de haber pedido el expediente de la causa por presuntas irregularidades en la obra pública contra Cristina Fernández de Krchner “no suspende el juicio oral en trámite, ni hubo decisión alguna del Tribunal Oral en este sentido”.

El documento aclara que “una vez extraídas y certificadas las copias pertinentes, será devuelta a dicho tribunal, en tiempo oportuno”. El ‘tiempo oportuno’, se supone, es antes del martes que viene, cuando debe comenzar el proceso judicial. El gran dilema es que comenzará un juicio y, en paralelo, la Corte deberá ir resolviendo nueve planteos de la defensa que, de ser aceptado alguno, dejarían nulo el proceso. “¿Por qué la corte, si sabía de esto hace tiempo, no lo pidió antes? Esto genera una sensación de indefinición, de que todo depende de humores políticos”, consideró el exjuez federal Miguel Rodríguez Villafañe, quien agregó que “pareciera una reacción ante los medios y el Gobierno que no es fácil encuadrar desde lo jurídico porque, desde donde se toque, el tema es político”.

“Se evidencia una Corte política a niveles que no se recuerdan en la etapa democrática”.

Miguel Rodríguez Villafañe, exjuez federal

Según el tribunal, “podrán satisfacerse simultáneamente por un lado la necesidad de que los procesos judiciales en temas tan delicados avancen, y por el otro, el respeto del derecho de defensa de los imputados” y se hará un control para no repetir experiencias anteriores en las que “los procesos llevados adelante culminaron nulificándose por deficiencias procesales no atendidas en su debido momento, generando desconfianza en la sociedad”. Es justamente lo que debió resolverse antes y que ahora tendrá resolución en paralelo al juicio o posterior. “Se evidencia una Corte política a niveles que no se recuerdan en la etapa democrática. La Corte se demora en tomar la decisión y la toma en la víspera del juicio sin razón plausible”, expresó el exmagistrado.

Rodríguez Villafañe lo graficó con una metáfora médica: “Si te pido que me traigas los análisis es porque hay algo que no me cierra. Pero si eso va a parar una operación programada, lo tengo que pedir antes. Y tampoco tiene sentido que yo venga después de la operación a decir que estaba mal el nivel de colesterol y que fue errada la cirugía”.

El Gobierno tiró con artillería pesada al conocerse la decisión de la Corte, aunque el ministro Garavano dijo hoy que “fue la gente la que generó la situación de tensión y reclamo, el Gobierno lo único que hizo fue recoger esa demanda” y que “no hubo operadores” del macrismo interviniendo. “Si todo va a depender de que pegue un grito el presidente, no hay Justicia que valga. Una Corte que se haya achicado ante una manifestación de bronca, con un ministro totalmente desprestigiado como Garavano, es para temblar”, sentenció Rodríguez Villafañe.

Borrón y…¿cuenta nueva?

Fue tanta la presión del Gobierno, que la Corte debió publicar el comunicado a las apuradas y en un primer momento se difundió una suerte de borrador, con anotaciones entre paréntesis. “Ojo con ésto por si hubiera alguna disidencia”, decía una de las marcas; “entre el final del punto 4 y 5 se reitera esta medida”, se podía leer en la mitad del decálogo cortesano; “chequear fecha, no se entiende qué tribunal lo recibió”, decía más adelante. La publicación se corrigió en pocos minutos, pero el apuro quedó expuesto.