Que la traza no nos tape el bosque

Organizaciones ambientalistas de Traslasierra reclaman por la traza de la ruta que unirá Mina Clavero con Villa Dolores y buscan frenar. “Sí a la ruta, pero no por el monte”, es la consigna. Hace un par de semanas, la Legislatura aprobó la ley de expropiación general para los primeros tramos. Están en peligro 400 hectáreas de bosque nativo categoría roja.

 Miércoles, 16-octubre-2019

Uno de los documentos de Vialidad Provincial con la marca de la traza del proyecto que pretende el Gobierno.


Todo vuelve a comenzar. Al igual que sucedió con la Autovía Punilla, las organizaciones ambientalistas deben enfrentar en Traslasierra una lucha que será larga. El gobierno provincial planea hacer una ruta nueva para unir Mina Clavero con Villa Dolores, pero por una traza que se llevará puestas 400 hectáreas de bosque nativo categoría roja (de máxima preservación) según la Ley de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos.

La Legislatura aprobó hace 15 días la ley general que permitirá la expropiación de las tierras necesarias para los primeros tramos: 8 kilómetros del primer tramo desde Mina Clavero y 12 kilómetros del primer tramo desde Villa Dolores. Córdoba, una de las regiones más deforestadas del mundo, se apresta a dar otro golpe al 3 % de bosque nativo que le queda.

Desde el Foro Ambiental Traslasierra reclaman que debería utilizarse la traza de la ruta por Altautina. “Siempre se planteó que la ruta sería por ahí, que data de fines del siglo XIX y fue trazada por el Cura Brochero. Solo habría que ensancharla, pavimentarla y salvar la Cuesta de Altautina”, indicó Luciano Diz, de la mesa técnica de esa organización, a El mundo ha vivido equivocado, de Al Revés Radio. Además, indicó que de esa manera sería menos oneroso para la provincia: “Es una ruta ya trazada, trabajada por los consorcios camineros, que está funcionando. Solo habría que expropiar los costados de esa ruta y no la franja de la ruta entera”.

Adriana Bruno, también miembro del Foro Ambiental Traslasierra, señaló que el proyecto no tiene estudio de impacto ambiental y no hubo audiencia pública ni otra instancia de participación ciudadana. “El ocultamiento es típico en este procedimiento. La única información que tenemos es la ley de expropiación”, completó.

Ambiente o desarrollismo depredador

Diz apuntó que “la traza de la ruta pasa por emprendimientos inmobiliarios que todavía no fueron aprobados, y cerca de la mina de litio de Las Tapias”. Por su parte, Bruno introdujo otra variable que generó sospechas: “Según informes oficiales, los incendios (de hace algunos días) fueron intencionales. Si uno los ve de arriba, se ve claramente que en varios tramos coinciden con la traza de la ruta que pretende el gobierno”.

La Secretaría de Ambiente de la provincia, al igual que en otros casos, parece trabajar mucho más para defender el desarrollismo que pasa arrasando todo a su paso que el bosque nativo, del que ya queda muy poco.