Que se doble pero que no se rompa

La extensión de la cuarentena hasta el 10 de mayo incluyó la apertura de nuevas actividades, solo para localidades de menos de 500.000 habitantes y a disposición de las autoridades locales. La idea, dijo Alberto Fernández, es liberar los territorios donde el virus no esté circulando.

 lunes, 27-abril-2020

A partir de hoy, los gobernadores e intendentes podrán disponer las condiciones de la continuidad o la flexibilización del aislamiento social obligatorio.


Luego del anuncio del sábado, donde el presidente Alberto Fernández confirmó la continuidad de la cuarentena obligatoria hasta el 10 de mayo, la posibilidad de comenzar a flexibilizar el aislamiento de acuerdo a las estadísticas de casos y contagios de cada territorio quedó en manos de gobernadores e intendentes.

“No es posible mantener a la gente en un encierro eterno”, dijo el mandatario, y la secretaria aclaró que las salidas no serán recreativas sino que tienen una visión sanitaria. “No son para hacer actividad física, a menos de 500 metros, durante menos de una hora, sin usar transporte público y por el bienestar psicofísico de las personas”, explicó Carla Vizzotti en la conferencia de prensa de hoy.

Además, la flexibilización del aislamiento se aplicará solamente en distritos de menos de 500.000 habitantes, por lo cual las principales ciudades del país quedarán exceptuadas de esta medida.

Las nuevas salidas tienen como objetivo principalmente a los niños, que podrán salir de los domicilios acompañados por un adulto y en salidas breves y a corta distancia. Si bien muchos gobernadores optaron por no aplicar esta flexibilización, Fernández aclaró que la decisión final será de los gobernadores y de acuerdo a las posibilidades y riesgos que existan en cada provincia. “En los gobernadores veo vocación de cuidar a su gente y por eso me tienen a su lado. Pero lo que digo también es que presten atención porque no podemos mantener a la gente en un encierro eterno porque no resisten”, dijo en una entrevista con Radio Con Vos. “Todos queremos preservar la salud de la gente, pero eso implica también preservar la salud psicológica. La línea 911 recibió muchos pedidos de atención psicológica y eso hay que tenerlo en cuenta. En los últimos días hubo cierto relajamiento social del que todos hablamos y eso no es ni más ni menos el reclamo de tener algún tipo de permiso para salir a la calle”.

La preocupación por los contagios sigue siendo sin embargo el centro de la atención en el gobierno y en este sentido el presidente aclaró que a partir de ahora serán los gobernadores y los intendentes quienes deberán controlar la puesta en práctica de los nuevos permisos. “Si los intendentes me dicen que no libere porque pueden controlar el aislamiento y no pueden controlar cómo circula la gente, yo lo entiendo. Lo que no sé es cuánto puede demorar esto. Hay datos que dicen que tenemos que encaminarnos hacia un proceso de liberación paulatina”.