suscripcion alreves.net.ar

“¿Qué van a hacer los wichí con las tarjetas AlimentAR?”

Octorina Zamora, dirigente de comunidades wichí del norte salteño, explicó que este mecanismo es inútil en parajes donde no existen los posnet ni los comercios que puedan recibir las tarjetas, y que son los más afectados por la desnutrición y la falta de agua potable.

 Miércoles, 12-febrero-2020

Octorina Zamora, representante de comunidades wichí y militante de los derechos de los indígenas, remarcó la necesidad de atender las necesidades de los pueblos en base a las características de su contexto, donde las tarjetas alimentarias no tiene dónde ser usadas.


Desde su lanzamiento a través del Ministerio de Desarrollo Social, las tarjetas AlimentAR se posicionaron como una política de Estado disponible únicamente para ciudadanos urbanos, con acceso a comercios conectados a internet, o al menos a la electricidad. En el chaco profundo, donde los caminos desaparecen con cada lluvia, los servicios elementales o incluso el asfalto quedan siempre lejos, siempre para otros, el otorgamiento de Tarjetas Alimentarias Nacionales como mecanismo para paliar el hambre y la desnutrición tiene como mínimo el problema de la ignorancia absoluta de las condiciones de vida de sus potenciales beneficiarios.

Octorina Zamora, dirigente de comunidades wichí, explicó en una entrevista con Nada del Otro Mundo que la principal emergencia sanitaria en Salta sigue siendo el acceso a agua potable. “Necesitamos apoyo para tener agua en las comunidades, donde el agua está contaminada o se necesita más profundidad de extracción, porque muchos niños les agarra diarrea de la misma agua que toman”, cuenta y agrega que el principio del problema está en la contratación de las empresas que realizan estas perforaciones. “El Estado tiene que empezar a contratar empresas serias para la realización de pozos, pero tiene que ser ya mmismo”, denuncia.

En relación a la organización de la denominada Mesa del Hambre, Octorina fue contundente y dijo que habría sido importante incluir a representantes de las comunidades en la organización de los programas. “¿Qué sabe Tinelli del hambre o cada una de las personas que estuvieron allí? Son representantes de organizaciones que están en pueblos o ciudades pero que no conocen a los pueblos indígenas. Ahí están errados
Salen las tarjetas alimentarias pero en los lugares alejados ¿a dónde van a ir a comprar con esa tarjeta? ¿qué van a hacer (los wichí) con esa tarjeta? El prorgama PAN por ejemplo daba en cajas las mercaderías, que si bien no alcanzaba, por lo menos paliaba la situación. Hay que rever el tema de las tarjetas por lo menos en zonas alejadas de ciudades o pueblos”, agregó.