“Queremos cloacas, pero sin contaminación ni destrucción de la reserva”

El plan de saneamiento de Sierras Chicas viene con mal olor. Les vecines de Saldán denunciaron que la localidad recibirá los líquidos cloacales del resto de las localidades. Además de la contaminación del río, revelaron que el intendente Cayetano Canto puso en jaque la protección de la Reserva Natural Inchin con la modificación de la traza original del proyecto.

 Lunes, 1-marzo-2021

El agua de Saldan corre peligro frente a los residuos cloacales que se arrojarían al río como resultado del Plan de Saneamiento de Sierras Chicas.


Aunque parezca increíble, todavía hay muchas localidades de país que no cuentan con un sistema de red cloacal. Córdoba, lejos de ser una isla, comparte la problemática nacional. A principios de febrero, durante la apertura de las sesiones legislativas de la Unicameral, el gobernador Juan Schiaretti prometió la segunda etapa del Plan de Saneamiento de Sierras Chicas, jactándose de que el proyecto incluía el cuidado de “la salud, la ecología y el medio ambiente”.

Sin embargo, el vertido de líquidos cloacales – que ya está recibiendo Saldán – estaría indicando todo lo contrario. Desde hace unos meses, les vecines autoconvocades vienen denunciando que la planta de Dumesnil de La Calera está trabajando “16 veces por encima del nivel permitido” y que que, cuando hay cortes de energía eléctrica, los residuos son expulsados “crudos” sin tratamiento al río de la ciudad.



Con el plan de saneamiento, la situación sería peor. “Ahora vamos a recibir todas las cloacas de Sierras Chicas y la vamos a bombear a una planta que, actualmente, es obsoleta”, explicó Gonzalo González, vecino autoconvocado, haciendo referencia a la vieja estación de tratamiento ubicada en barrio Minetti. “Van a tirar aguas servidas en un lugar emblemático como es Saldán, que ha sido reconocido históricamente por el agua mineral”, enfatizó en diálogo con Al Revés.

El agua de Saldan alreves.net.ar

Además de la construcción de las 4 plantas de bombeo “sin infraestructura adecuada”, el otro conflicto reside en la protección de la Reserva Natural Inchin . Desde la Fundación Vertientes, señalaron que el intendente Cayetano Canto modificó la traza original de la obra y busca avanzar sobre la zona protegida por la Ley de Bosques. “Estamos a favor del sistema cloacal, pero no con más contaminación ni destrucción de la reserva”, aclaró Sonia Pons, integrante de la organización que acompaña la demanda de la comunidad.

Engaña pichanga

Con presentaciones que exigen estudios de factibilidad e impacto ambiental, les vecines intentan frenar la modificación realizada por el Municipio. “Hablan de arquitectura sustentable y tendido de red, pero no tienen en cuenta la cuenca natural”, consideró Gonzalo González.

Si bien el jefe municipal afirmó en declaraciones radiales que “no se va a intervenir la reserva”, les vecines lo desmintieron. “El caño que unirá Villa Allende y Saldán va por Av. Latinoamérica y luego subirá por la calle Inmigrante que es, justamente, la ruta que atraviesa barrio Minetti y la reserva”, aclararon.

Como si el engaño fuera poco, en noviembre de 2016 la Fundación Vertientes firmó un acta acuerdo “de compromiso y concertación ambiental” con la Municipalidad para la protección y reglamentación de la reserva. “Ahora nos notificaron de este anteproyecto, pero la Fundación no tiene voz ni participación”, lamentó Sonia Pons. “Si no recibimos respuesta, vamos a ir a la Justicia”, concluyó.