Realidad mata relato

Macri dio un discurso increíble en el que pareció hablar de otro país. “Creció la economía, bajo la inflación, aumentaron la inversión, las exportaciones, bajó la pobreza y creamos 700 mil puestos de trabajo”, fue la frase más fuerte. ¿Qué dice la realidad sobre cada uno de estos puntos?

 viernes, 1-marzo-2019

Macri saluda a Carrió al llegar hoy al Congreso para dar su discurso en el que pintó un país de fantasía.


El discurso de Macri en la apertura de sesiones del Congreso pareció absolutamente disociado de la realidad. Sin inmutarse y como si la población argentina no sintiera el impacto de la crisis económica, lanzó una serie de frases de fantasías que tuvo como cabecera la siguiente línea: “Creció la economía, bajo la inflación, aumentaron la inversión, las exportaciones, bajó la pobreza y creamos 700 mil puestos de trabajo”. Una invitación a desmenuzar en números.

La economía, lejos de crecer, se derrumbó: según el Indec, en 2016 la caída fue de 2,3 %, en 2017 hubo una recuperación de 2,8 % y ahora volvió a caer, esta vez 2,6 %. Según datos del centro CEPA, la economía cayó 3,5 % desde la asunción de Macri hasta hoy. La previsión del FMI para este año es que la economía nacional caerá, como mínimo y en un escenario muy favorable, un 1,7 %.

El presidente, durante la campaña de 2015, había dicho que la inflación iba a ser lo más sencillo de resolver y a poco de asumir aseguró que la inflación alta era una muestra de “incapacidad para gobernar”. Durante su gestión, la inflación acumulada fue del 150,88 %, contemplando la medición del Indec, que dio un 36,2 % para 2016, 24,8 % para 2017 y 47,6 % para 2018. Sin embargo, para 2016 el Indec empezó a medir cuando ya habían transcurrido varios meses, luego del apagón estadístico. Si tomamos el IPC extraoficial para ese año (40,3 %), la acumulada se va a 158,44 %. Durante el gobierno anterior, no hubo un trienio con esa inflación ni siquiera tomando el IPC Congreso que elaboraba con poco rigor y mucha exageración la oposición de aquel momento.

Una de las promesas de Macri y de todo Cambiemos era la llegada de la tan anunciada “lluvia de inversiones”, que no alcanzó a ser ni un chaparrón. Las inversiones que se pronosticaban ascendían a 130 mil millones de dólares para todo el mandato. Según datos de la Formación de Capital Bruto Fijo (que mide el Indec), en 2016 la caída de las inversiones fue de 4,9 %, en 2017 aumentaron un 11 % y en 2018 rondaron el 0,5 %. Para 2019, se prevé una fuerte caída, que sería de aproximadamente 9,7 %.

El otro gran problema es que las inversiones que ingresaron fueron, en gran parte, especulativas. Un estudio del Observatorio de Coyuntura Internacional de Política Exterior (OCIPEX) que cita un informe del economista Juan Aiello, indica que el 80 % de la inversión extranjera que ingresó al país fue especulativa. Los datos que arroja el Balance Cambiario 2018 del Banco Central son contundentes: la fuga de capitales del año pasado alcanzó los 27.230 millones de dólares, la cifra más alta de los últimos 16 años. Equivale al 6 % del PBI de nuestro país.

Mauricio Macri pidió que su gestión sea evaluada por si pudo bajar la pobreza o no. La única medición lineal y que permite la comparación es la que realiza el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA). Cambiemos recibió el gobierno con un 29 % en 2015, pero en pocos meses elevó la pobreza a 32,6 % gracias especialmente a la brusca devaluación del comienzo del mandato. En 2017, el mejor –bah, el ‘menos peor’- año económico del macrismo, la pobreza bajó a 31,4 %, pero en diciembre del año pasado la UCA informó que había vuelto a subir a 33,6 %. La propia ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, ya admitió que la próxima medición “podría dar peor”.

Aunque Macri dijo que se crearon 700 mil puestos de trabajo, los números oficiales lo desmienten. Hace un par de días, el Ministerio de Producción presentó un informe en el que da cuenta de la destrucción de 191.300 puestos de trabajo en 2018. En 2017, el veranito cambiemista, se habían creado 268 mil empleos en relación a 2016. En el primer año de mandato de Cambiemos se habían generado casi 87 mil puestos de trabajo, aunque eran, en su gran mayoría, empleados estatales. O sea que, según los propios datos oficiales, en tres años se crearon apenas 235.700 empleos. Cabe aclarar que hay que tener en cuenta la cantidad de gente que ingresa por año al mercado laboral y que además creció la proporción de monotributistas.

O sea: Cambiemos no sólo no creó empleos sino que la situación del mercado laboral empeoró notablemente ya que la creación de puestos de trabajo no alcanza a contener el ingreso de personas al sistema.