Rebelión en la granja

La Mesa de Enlace advirtió que el aporte solidario y extraordinario a las grandes fortunas atentará contra la inversión y la creación de empleo. Sin embargo, el proyecto oficialista - que será debatido mañana en la Cámara de Diputados - cuenta con el aval de casi el 80% de las Pymes del país. Las pequeñas y medianas empresas son las responsables del 65% de los puestos de trabajo del país, mientras que el campo sólo genera el 17% del empleo privado nacional.

 lunes, 16-noviembre-2020

Los integrantes de la Mesa de Enlace se oponen al impuesto a las grandes fortunas. En cambio, ocho de cada 10 Pymes acuerdan con el proyecto.


Si bien se comenzó a hablar de un posible impuesto a la riqueza en el mes de abril, el proyecto del Frente de Todos ingresó al Congreso a fines de agosto y recién el 25 de septiembre obtuvo dictamen de mayoría. Mañana, a casi dos meses de estar en condiciones de ser tratado, finalmente se debatirá la iniciativa que afecta a un universo de 9.298 personas físicas residentes en el país, poseedoras de fortunas superiores a los 200 millones de pesos. Con esta medida, el Estado Nacional prevé recaudar más de 300 mil millones de pesos para enfrentar las consecuencias de la pandemia: sólo un 34% de lo que desembolsó hasta ahora en asistencia y seguridad social.

Además de Juntos por el Cambio, los dos representantes del FIT -Unidad – Nicolás del Caño y Romina Del Plá – y del presidente del Banco Macro, Jorge Brito – entre otres – quienes se manifestaron en contra de la alícuota solidaria fueron los integrantes de la Mesa de Enlace. Bajo el argumento de que tiene carácter confiscatorio, las entidades ruralistas advirtieron que afecta la “inversión” y la “creación de empleo”, a pesar de que la iniciativa prevé destinar un 20% a las Pymes, otro 20% a becas del Progresar y un 25% a programas de exploración y desarrollo de gas natural.

En contraste, casi el 80% de las Pymes está de acuerdo con la propuesta del Frente de Todos y un 46,8% considera que el aporte debería ser un “impuesto permanente”, de acuerdo a una encuesta realizada por la Asociación de Empresarios Nacionales (ENAC). Además, según información disponible del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación del año 2016, las pequeñas y medianas empresas son las responsables del 65% de los puestos de trabajo del país, lo cual las convierte en un “antídoto contra la pobreza”, de acuerdo al documento de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios. En cambio, el campo sólo representa un 17% del total del empleo nacional privado, en función de datos brindados por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) correspondientes al año 2017.

El díscolo

Quien se mostró de acuerdo con el aporte solidario y extraordinario a las grandes fortunas fue el presidente de la Sociedad Rural de Córdoba, Pedro Salas. Relató que estuvo dialogando sobre el proyecto con el diputado nacional del Frente de Todos, Eduardo Fernández, y que llegó a la conclusión que la iniciativa no afecta a los sectores productivos. “Hemos hablado con varios empresarios y la mayoría está de acuerdo porque ve la crisis y sufre el contexto”, sostuvo a El Destape. Consultado por las declaraciones del titular del Banco Macro, Jorge Brito, quien vaticinó una “rebelión fiscal”, preguntó irónicamente: “¿A qué banquero le gusta pagar impuestos?”. “Son pocos los ricos de condición que les guste pagar impuestos, pero creo que la situación lo amerita”, finalizó.