EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

Se acabó la siesta

La CGT convocó a un paro general de 24 horas para el 29 de mayo. Héctor Daer dijo que la medida se toma para “que se modifique esta aceleración de la decadencia de la economía de nuestros compañeros y nuestros hogares”. Desvinculó la decisión de la reunión con el Fondo y de la participación de Cristina en la cumbre del PJ.

 Martes, 14-mayo-2019

Después de 'dormir' durante varios meses frente a una crisis inocultable, la CGT llamó a un paro general.


Finalmente, la CGT se despertó, salió de su sopor, se lavó la cara con agua fría y llamó a un paro general. Así lo anunciaron en conferencia de prensa Héctor Daer y Carlos Acuña. “En forma unánime, el Consejo Directivo convoca a una medida de acción directa que se transforma en un paro de 24 horas en fecha del 29 de este mes”. Daer ratificó que es “un paro nacional de actividades total”.

Según dijo, “esto es en reclamo de que se modifique esta aceleración de la decadencia de la economía”. Como el paro es dentro de 15 días –y los antecedentes de esta CGT avalan las dudas- Daer debió responder si hay alguna posibilidad de que el ‘diálogo’ con el Gobierno desactive el paro en estas dos semanas, y lo negó de forma tajante: “No empecemos con esa discusión: el 29 hay paro, está claro”.

“No puede ser que para que el Gobierno intente manejar el dólar tengamos tasas de 70 u 80 % que en las Pymes llegan al 100 %. Esto mata la producción, mata el consumo y mata toda la actividad económica. Con este horizonte lo único que vamos a tener es más desocupados”, lanzó Daer. Acuña apuntó que el paro se da “en solidaridad con lo que nos está sucediendo en el país”, ya que “en este momento no hay sector que se salve de tener problemas”, y descartó que la medida responda a las internas del movimiento obrero.

Los gremios de transporte venían presionando fuertemente en las últimas horas para que se concrete la medida. Previendo esta situación, el Gobierno liberó la semana pasada una transferencia para las obras sociales sindicales por 4.500 millones de pesos. Pero ya era tarde: la presión al interior de la CGT fue incontenible y la convocatoria se oficializó.

Daer negó que la reunión con el FMI o la cumbre del PJ hubieran acelerado la decisión: “Al Fondo Monetario le planteamos que es insostenible este nivel de endeudamiento, este nivel inflacionario y de ajuste permanente. Con respecto a lo el PJ, si bien tuvimos conocimiento de lo que sucedía, no es para nada vinculante. Esta es una decisión que se viene gestando desde la semana pasada”.