Se complejiza la causa de las fotocopias

Bonadío imputó al director del Grupo Techint. Juan Manuel Abal Medina admitió que hubo empresarios que pusieron dinero para la campaña pero dijo que eran “aportes privados voluntarios”. Oyarbide dio una entrevista radial y entre lágrimas dijo que quería ampliar su declaración y que no aguantaba más la presión sobre él. Luego fue y, según su abogado, declaró otra cosa. Citaron a declarar a Aldo Roggio.

 viernes, 10-agosto-2018

El exjuez Néstor Oyarbide fue el personaje del día en la causa de las fotocopias.


La causa de los cuadernos empieza a complejizarse. Ayer, el juez Claudio Bonadió imputó y citó a indagatoria a un ejecutivo del Grupo Techint, propiedad de Paolo Rocca. Se trata del director institucional, Luis Betnaza. El empresario ya declaró pero en calidad de testigo y negó los dichos de un exejecutivo del mismo grupo, Héctor Zabaleta, que aparece mencionado en los cuadernos.

De todos modos, la declaración judicial más explosiva de ayer fue la del exjefe de gabinete Juan Manuel Abal Medina, quien reconoció conocer que hubo financiamiento de los empresarios mencionados en el caso para la campaña electoral de 2013. Según indicó el exfuncionario, él siempre entendió que “dichos aportes de privados eran voluntarios y de ninguna manera exigidos bajo coerción”. Ratificó que Roberto Baratta era el encargado de recoger esos fondos.

Además, el exjuez Norberto Oyarbide amplió su declaración ante Claudio Bonadío, tras una llamativa entrevista radial en dos partes que concedió a Radio 10 con Baby Etchecopar, quien es su amigo personal. En la primera charla, Oyarbide tocó el tema muy por encima. Un par de horas después, volvió a salir al aire y entre lágrimas reconoció que sobreseyó a Néstor Kirchner por presiones del gobierno.

Según señaló, habló con Javier Fernández y Jaime Stiuso para lograr aquella resolución, pero que ambos respondían directamente a Néstor Kirchner: “Ellos eran empleados de una persona que era de quien emanaban todas las responsabilidades y es la persona que falleció, el esposo de la presidenta”.

“Sobreseí en base a todo lo que me dijeron. Había que hacerlo. Fue el mismo fin de semana que él –por Kirchner- se murió. Mirá que desgracia”, completó Oyarbide. Sin embargo, según declaraciones de su abogado Osvaldo Cantoro al diario Página/12, el exjuez dijo que Fernández y Stiuso le pidieron celeridad en la causa por orden de Néstor Kirchner, que no le ofrecieron dinero ni lo amenazaron y que su resolución “fue conforme a derecho”.

Por último, el juez Bonadío citó a declarar a uno de los ‘peces gordos’: el empresario cordobés Aldo Roggio. La diputada chaqueña Elisa Carrió había tuiteado hace algunos días un mensaje escueto sin demasiadas explicaciones: “Falta Aldo Roggio”.