Casas hundidas y un Estado ausente

En una parte de Villa El Libertador, las casas se hunden por la elevación de las capas freáticas. La Justicia provincial intima a vecinos a desalojarlas, pero hay resistencias porque no se garantiza ningún plazo ni que el destierro no será definitivo. Una de las vecinas de la zona reveló en primera persona cómo se vive este desastre ambiental en medio de la ciudad.

 viernes, 2-agosto-2019

Los vecinos reclamaron ayer en el CPC de Villa El Libertador.


En el fondo del populoso barrio de Villa El Libertador, las casas literalmente se hunden en aguas servidas. La zona arrastra un problema desde hace algunos años por la elevación de las napas freáticas, que genera daños estructurales en todas las construcciones de la zona, además del colapso de los pozos negros y cámaras sépticas. “Esto es un desastre total. Nuestras casas se hunden, se nos van. Solo nos queda sentarnos a ver cómo se van partiendo de a poco, cómo se desmoronó el pozo, después una pared, una membrana, todo se va abajo y no tenemos solución”, contó Paola, vecina de la zona.

Las quejas de las familias que viven allí se multiplican, más todavía cuando vieron que con la llegada de la temporada electoral en Córdoba también llegaron los camiones, las máquinas y la mano de obra. “Ahora terminaron las elecciones y chau. Levantaron las casillas y todo lo demás”, indicó la mujer, que ya tuvo que dejar su casa por los daños que sufrió. Además, como no les cumplieron con la promesa de poner custodia en la vivienda desalojada entraron a robar.

La Justicia intima a estas familias a dejar sus viviendas, pero se resisten porque nadie les garantiza qué plazos tendrá la reparación para permitir el regreso a casa o, peor aún, si el destierro no será definitivo. “No es fácil que alguien venga, mire tu casa y te diga: ‘Tienen que desalojar’. Nosotros tenemos una vida acá, no es fácil agarrar tus cosas e irte así nomás”, dijo la vecina, que además dijo no ver “que estén haciendo nada para terminar las obras”.

La propuesta del Gobierno provincial es pagarles un alquiler provisorio. Para eso, los vecinos deben salir a buscar una casa que cumpla con los requisitos y poner las garantías (un tema cada vez más complicado). Incluso, llegaron a hacerles una oferta inaudita: “Nos dijeron que nos iban a dar kits para hacer las redes cloacales nosotros. Pero tampoco. No hicieron las conexiones. Taparon todo y se fueron”, relató Paola.

“Ya no da para más esto, estamos en estado de total abandono”, concluyó.