Se le destaparon los oídos

El gobernador de la provincia de Mendoza, Rodolfo Suárez, tuvo que recoger la soga. Luego de la multitudinaria Marcha del Agua del lunes pasado y la reacción inmediata de distintas instituciones y organizaciones, el mandatario aseguró que va a suspender la reglamentación de la Ley 7722. En conferencia de prensa, dijo que va a llamar al diálogo, negó la represión y expresó que es mentira que donde hay explotación minera “inmediatamente hay contaminación”. “Lo que más quiero es cuidar el agua”, afirmó.

 jueves, 26-diciembre-2019

"Quien quiera oír que oiga" reza el famoso dicho. El gobernador de Mendoza tuvo que escuchar el fuerte rechazo social a la modificación de la Ley 7722 que permitía el uso de sustancias contaminantes para el agua en la explotación minera


Apoyándose en los altos niveles de pobreza y de desempleo de la provincia de Mendoza, y en la necesidad de “enfrentar el calentamiento global”, el gobernador intentó justificar la normativa aprobada el viernes pasado en la que se habilitaba la utilización de sustancias químicas en la explotación minera, algo que contaminaría los cursos de agua de la provincia. “Tenemos la visión de que hay que ampliar la matriz productiva de Mendoza”, aseguró al comienzo de la conferencia de prensa y continuó señalando “la única manera de llevar esto adelante es a través de la minería”, afirmó. Bajo esta lógica, indicó que se podía realizar una explotación sustentable del recurso y calificó como “fácil” infundir miedo en las redes sociales respecto de esta actividad productiva.

Luego del preámbulo en donde esbozó sus argumentos y se victimizó por ser un incomprendido, el gobernador Rodolfo Suárez informó que iba a “suspender la reglamentación de la ley” – 7722 – porque su principal responsabilidad es “garantizar la paz social”. “Vamos a hacer un llamado al diálogo y a la información genuina”, señaló el mandatario. Dijo que “es mentira que automáticamente porque hay explotación minera, hay contaminación” y caracterizó como “oculto, dogmático y sin fundamentos” el debate acerca del tema. “No queremos que este debate lo ganen los violentos”, expresó. Con una cara de mármol increíble, negó la represión del lunes durante la multitudinaria marcha y, olvidándose de los gases lacrimógenos, las balas de goma y los 45 detenidos, afirmó que hubo “19 policías heridos”.

“Como gobernador tengo que tomar decisiones legales y legítimas” afirmó, pero “esta ley aparentemente no tiene legitimidad social”, consideró Suárez. Y , “como hay que oír”, convocó al diálogo tanto al Arzobispado – que le envió una carta esta semana – , a universidades, cámaras empresariales, a los sindicatos y organismos internacionales. “Lo que más queremos es cuidar el agua y que haya trabajo de calidad”, argumentó recordando las promesas del ex presidente Macri durante los últimos cuatro años. En ese sentido, presentó un ejemplo para avalar las modificaciones a la Ley 7722: “haciendo minería en aquellos lugares donde no afectemos ninguna cuenca, podemos generar 50 mil puestos de trabajo para los mendocinos”, afirmó. “Hay un solo objetivo de crecimiento, de inversión y de hacer historia en Mendoza”, finalizó.

Luego de la conferencia de prensa del gobernador, el abogado ambientalista Enrique Viale twitteó que no existe posibilidad jurídica de “suspender una ley” y que la única salida del gobernador Rodolfo Suárez es convocar a sesiones extraordinarias a la Legislatura Provincial y derogar – con otra ley- la 9209 que modificó la 7722. El especialista había denunciado el año pasado que el gobierno de Mendoza le reintegró una minera de cobre a una empresa del Grupo Macri.