Se viene el estallido

Tras la denuncia de Thelma Fardín se corrió un manto de silencio. Aparecieron –y seguirán apareciendo- denuncias contra personajes públicos del mundo del espectáculo y de la política, además de la multiplicación de las denuncias y consultas en la línea 144 y organismos dedicados a la problemática de género.

 sábado, 15-diciembre-2018

Thelma Fardín abrió la puerta y empezaron a aparecer una enorme cantidad de denuncias.


Al momento de escribirse esta nota, pasaron menos de 90 horas desde que Thelma Fardín hizo pública su denuncia por violación contra Juan Darthés. Sin embargo, parece que hubieran transcurrido meses, por la cantidad de cosas que disparó esa denuncia.

¿Cómo entraron en sólo 90 horas los arrepentidos que le pidieron disculpas a Calu Rivero tras descreer de su denuncia, las renuncias de los abogados de Darthés, una quinta denuncia contra el mismo actor, las denuncias de Romina Manguel, Eva de Dominici, Militta Bora, Fernanda Iglesias, las denuncias contra el senador Marino y el legislador bonaerense Romero, y las multiplicación de las denuncias en la línea 144? Una bomba parece haber explotado en la sociedad argentina hace sólo 4 días y su onda expansiva todavía no terminó.

Luego de la denuncia de Thelma, Darthés dijo en una entrevista con Mauro Viale que había sido ella la que se le había insinuado y había intentado besarlo. Sin embargo, la de Fardín era la cuarta denuncia en su contra, todas con relatos coincidentes. Su abogada en la causa contra Calu Rivero, Ana Rosenfeld, renunció a su defensa. El mediático abogado Fernando Burlando iba a defenderlo en la denuncia de Fardín, pero también decidió dar un paso al costado. Y ahora apareció una quinta denunciante, parte de la producción de Patito Feo (la misma novela en la que trabajaba Fardín). Raquel Hermida, la abogada que patrocina la denuncia, adelantó que fue abuso sexual con acceso carnal.

La periodista Romina Manguel sorprendió al contar que fue acosada por un invitado en el programa Animales Sueltos y no se animó a denunciarlo. A pesar de que no quiso dar el nombre, algunos empezaron a tirar nombres al aire y la periodista respondió vía Twitter: “Dar nombres al aire de un supuesto acosador sin respetar mis tiempos y mi decisión de no hablar. No es ninguno de los que están diciendo. Atropellen un poquito más. No es no”.

La actriz Eva de Dominici, que había defendido a Juan Darthés cuando fue denunciado por Calu Rivero, pidió disculpas y denunció que un director de cine ya fallecido intentó abusar de ella y hacerla tomar droga cuando tenía 16 años. “Naturalicé el abuso de poder de un adulto con una menor en el ámbito laboral, naturalicé el miedo y la incomodidad que sentía. Si hoy estuviera vivo, lo denunciaría”, dijo.

En el programa con más rating de la televisión argentina, donde hasta hace un par de años su conductor Marcelo Tinelli cortaba tangas con una tijerita, la modelo y conductora María del Cerro contó que fue abusada sexualmente a los 11 años y que nunca lo había podido contar. También dijo que decidió contarlo tras la denuncia de Thelma y, aún así, demoró dos días en hacerlo.

La periodista Fernanda Iglesias habló sobre Roberto Pettinato, un conductor y músico sobre el cual ya se habían hecho públicos relatos de este tipo. “Una vez me pasó que él, adentro de un camarín, se masturbó delante de mí”, lanzó, y agregó que “lo peor de todo es que no lo puteé porque lo tenía naturalizado”. En las últimas horas, Militta Bora denunció al cantante Chano Charpentier y afirmó haber sido “víctima de una violación” y sostuvo que sufrió “violencia física y psicológica”. También relató las amenazas a las que fue sometida para no denunciar.

La política no estuvo exenta de la ola de denuncias. El senador radical por La Pampa, Juan Carlos Marino, fue denunciado por una trabajadora legislativa, Claudia Mabel Guebel, en la fiscalía federal nº 4 a cargo de Carlos Stornelli. Dijo que Marino la acosaba con mensajes de Whatsapp, le enviaba videos con contenido sexual y que llegó a tocarle los pechos dentro de su despacho. El legislador bonaerense Jorge Romero fue señalado por una militante de La Cámpora quien dijo que Romero la encerró en un baño y, mostrándole su pene, intentó obligarla a hacerle sexo oral. El legislador de Unidad Ciudadana renunció a su banca tras la denuncia.

Luego de la conferencia de Actrices Argentinas del martes, las llamadas a la línea 144 se quintuplicaron. En nuestra provincia, lo mismo dijeron desde el Polo de la Mujer y desde la Unidad Judicial de Violencia Sexual. El velo se corrió y muchas mujeres se están animando a contar su historia.

Pasaron sólo 90 horas. Pero para muchas de estas mujeres pasaron años, décadas, noches, depresiones, sufrimientos, terapias, silencios, soledades.