“Se viene una noche muy oscura en Brasil”

El intelectual Atilio Borón analizó por qué cree que en Argentina, pese al voto mayoritario a Mauricio Macri, no se daría un proceso de ultraderechización fascista como el que encarna el ex militar Bolsonaro en Brasil.

 miércoles, 24-octubre-2018

Bolsonaro está haciendo lo que dijo que haría: achicar el Estado.


Aunque una encuesta contratada por la Confederación Nacional de Transporte de Brasil señala un achicamiento de la distancia entre el exmilitar del Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro, y el candidato del PT, Fernando Haddad, la cuenta sigue dando a favor del ultraderechista, 57 a 43% en intención de voto. Pareciera que los dados están echados para el ballotage del domingo, como dijo desde Brasil el politólogo argention Atilio Borón. El intelectual sostuvo que estar en Brasil por estos días es “muy triste” porque es “como venir a las vísperas de un funeral”. Sólo un milagro evitará el triunfo del neofascista Bolsonaro, quien en las últimas horas incrementó sus amenazas: prometió que Lula va a “pudrirse” en la cárcel y también anunció el arresto de Haddad. Como un trasnochado de la guerra fría, dijo que “los rojos” se tendrán que ir del país o acabarán en cárcel. Su hijo sostuvo además que “con un cabo y un soldado” cerrarán el Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema).

Por supuesto, esto se suma a las amenazas de prohibir la enseñanza de marxisimo y gramscismo en las escuelas y universidades, y la promesa de “quemar con un lanzallama” toda la obra de Paulo Freire.

En diálogo con el programa “Nada del Otro Mundo”, Borón se mostró preocupado por la inminente “noche oscura” de Brasil. Recordó el académico que el ex capitan “criminaliza no solo las organizaciones sociales sino el activismo social”. “Bolsonaro dijo que son actividades de orden criminal” y que impulsaría una reforma constitucional para prohibirlas. Todo indica que el nuevo gobierno tendrá posibilidad de reunir dos tercios en el Congreso para reformar la Constitución.

Según Borón, es difícil que en Argentina, aun pese al voto mayoritario de Cambiemos, suceda un proceso de ultra derechización fascista como el de Brasil. “Es una cosa nunca vista, y no creo que en la Argentina sea posible que suceda por dos motivos. Uno es la herencia de más de dos siglos y medio de esclavitud en Brasil que creo aun no ha sido saldada. La sumisión, la pasividad de las grandes clases populares que tienen impresa en su memoria el papel de los negros y los mulatos en una sociedad dominada por los blancos. El otro es el error garrafal del PT de la desmovilización del campo popular, de sus propias fuerzas política”, explicó.

“Hoy vas a Río y a San Pablo y no te das cuenta de que hay elecciones, no hay calle, no hay política en la calle y eso es fatal, porque lo único que compensa el gran poder económico, político y mediático de la derecha es la calle. Si tenés gente en la calle, movilizada, activando, movilizando. Pero aca no hay nada”, agregó.

Borón considero que el régimen que se viene es “peor que la dictadura del 74, solo que elegida por el pueblo”, alertó, tras resaltar el rol de la iglesia evangélica en el crecimiento del candidato Bolsonaro. “Se viene una noche muy oscura. Hay que ver si se vienen pugnas internas y si hay riesgo de que incendie el país, que nunca se incendió y seria una cosa aterradora”, remarcó.