Sepultan a De la Sota y empieza otra etapa en el PJ cordobés

Esperan la presencia del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en la ceremonia de inhumación. Schiaretti se mostró al frente del velatorio casi sin pausa, toda una señal política al interior del PJ y a la oposición. Radicales de todas las líneas se acercaron a dar condolencias al peronismo. Cinco días de duelo a nivel provincial.

 lunes, 17-septiembre-2018

El gobernador casi no se movió del lado del féretro. A su lado está la diputada Adriana Nazario, su última pareja.


El sepelio del ex gobernador José Manuel de la Sota será hoy a las 11 de la mañana en el panteón familiar del Cementario San Jerónimo, sitio que probablemente se convierta en una meca peronista para eventos de unidad provincial. No sólo eso: con la inhumación de los restos del ex mandatario comienza una nueva etapa en el PJ cordobés, sin la conducción bicéfala de los últimos años.

De la Sota tuvo un velatorio de Estado en el Centro Cívico, en una ceremonia que se extendió todo el domingo y las primeras horas de este lunes, y que contó casi todo el tiempo con la presencia del gobernador Juan Schiaretti y su esposa, la diputada Alejandra Vigo. La Provincia decretó cinco días de duelo desde ayer y la Municipalidad de Córdoba, tres.

Según se informó, el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, participará hoy de la inhumación de los restos del ex mandatario. Desde Cristina Kirchner a Macri, pasando por todo el arco peronista, no peronista y antiperonista, toda la dirigencia argentina expresó de alguna manera su sorpresa, condolencias o lectura del trágico final del ex mandatario. El último socio politico nacional de De la Sota, Sergio Massa, estuvo en el velatorio junto a la diputada nacional Graciela Camaño y otros referentes del Frente Renovador.

De la Sota (68) falleció el sábado alrededor de las 20 horas cuando chocó de atrás contra un camión Mercedes Benz que transportaba cereales, en la ruta 36 que une Córdoba con Río Cuarto, a la altura de Altos Fierro. Iba solo, en su camioneta Volvo blanca. El impacto fue tal que la muerte se produjo en el acto. El informe forense determinó que la causa del deceso fue un “grave traumatismo de cráneo”. El velatorio, como el del ex presidente Néstor Kirchner, se hizo a cajón cerrado. El fiscal de Alta Gracia intenta determinar las circunstancias del choque.

Por la capilla ardiente montada en la planta baja de El Panal desfilaron millares de cordobeses que se acercaron, incluso en una tarde de llovizna, a dar el último adiós a quien fuera tres veces gobernador de Córdoba: de 1999 a 2003, de 2003 a 2007 y de 2011 a 2015. Hubo escenas de mucha congoja, sobre todo de personas mayores.

El peronismo cordobés cerró filas para despedir al dirigente electoralmente más exitoso de estos pagos desde el nacimiento del peronismo a la fecha. Estuvieron todos. Delasotistas y schiarettistas no salían del estupor por la pérdida inesperada de quien fue el jefe político del PJ cordobés en la conducción compartida que sostenían con el actual mandatario.

Schiaretti se quebró cuando inició el velatorio pero se mostró entero durante la jornada, como dando una señal de que, además de cabeza política del gobierno, se estaba haciendo cargo de la jefatura completa del peronismo cordobés. Sin embargo, no hereda políticamente al fallecido.

De parte de la oposición provincial también hubo presencia casi perfecta. Desde el intendente Ramón Mestre al diputado nacional Mario Negri, pasando por el ministro de Defensa Oscar Aguad, radicales de casi todas las líneas y tendencias fueron a saludar al peronismo. También se acercaron dirigentes del PRO, sindicalistas, deportistas y artistas.