Despejado

23°

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

“Si a Mauricio le ponés el brazo, te lo come”

El empresario Nicolás Caputo intentó mostrar a su amigo Macri como un hombre aguerrido y lleno de adrenalina para enfrentar la crisis, pero los argentinos ya sabemos lo que come el jefe de Cambiemos: los ingresos de los trabajadores.

 Jueves, 13-septiembre-2018

Macri y Caputo, amigos del alma y con algunos intereses comerciales en común.


El amigo del alma de Mauricio Macri, el empresario Nicolás Caputo, quiso hacer una metáfora de lo aguerrido que dice es el presidente, pero en contexto de incendio económico fue una metáfora del feroz ajuste que está aplicando. O de otra cosa ilegal. En cualquier caso, los argentinos ya comprobamos cómo nos puede comer los ingresos.

“Mauricio es un hombre que tiene el espíritu aguerrido, al punto que le ponés el brazo y te lo come”, fue la frase con destino de meme que usó Caputo en el almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), donde el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, fue el invitado central.

Por esa supuesta agresividad dirigencial, el empresario amigo aseguró: “No me gustaría estar en frente de él en este momento”.

La nota fue publicada en el sitio cronista.com. Según dice, Caputo (cónsul honorario de Singapur en la Argentina) aseguró que no participó en la discusión por los últimos cambios dentro del Gabinete porque no estaba en el país.

El amigo de Macri no se privó de analizar el contexto internacional como supuesta causa del incendio de la economía argentina (…) Todo está cayendo porque el financiamiento se terminó; los bonos soberanos de Italia cayeron”. “Trump, con su estrategia de primero golpear y luego negociar, está teniendo efecto y quitando financiamiento a todos los países del mundo”. “Es como si Argentina estuviera jugando un partido de fútbol: empezó ganando, llegó al empate 1 a 1; y ahora Macri, que era Messi cuando empezó ganando, ahora está en el arco; entonces su actitud cambió”, agregó el hombre de las metáforas equivocadas.