“Si el Fondo presta tanta plata tiene que haber injerencia”

Para Claudio Loser, exdirector del FMI para el Hemisferio Occidental, el organismo influye en las decisiones de gobierno aunque “no es un virreinato”. Aseguró que el FMI no pidió la salida de Caputo y que con el plan argentino “el Fondo se juega su prestigio”. ¿Cómo se ven las cosas desde la vereda del FMI? Un análisis del ‘programa Argentina’ desde las entrañas del Fondo.

 viernes, 28-septiembre-2018

La mirada de Claudio Loser sirve para entender cómo piensa el FMI y qué argumentos esgrime.


Claudio Loser es argentino, es economista y fue durante años el Director del FMI para el Hemisferio Occidental. Su experiencia puede servir para conocer cómo se ve la situación de nuestro país desde el lado del Fondo. Según Loser, el aumento del préstamo no es un dato significativo y lo consideró como “un acuerdo difícil”, aunque mostró confianza en que funcione. Según su mirada, más importantes son las “reglas claras respecto a la flotación del dólar, el ajuste claro establecido por el gobierno –no por el Fondo, según dijo- en la parte fiscal y la claridad en cuanto a la expansión monetaria del Banco Central.

“Hay que ver cómo se maneja y cómo se protege a la gente de menores recursos”, admitió, dando a entender que este plan los pone en peligro. Sin embargo, opinó que “para el Fondo es cada vez más importante el tema de la inclusión social”. No es lo que indica la situación de los países que han pasado por un programa del Fondo, como el caso de Grecia, donde la pobreza, la miseria y la desocupación crecieron constantemente.

El Fondo hasta ahora le perdonó al gobierno que no cumpla ninguna –o casi ninguna- de las metas que se autoimpuso. “Si en tres meses se complican de nuevo las cosas, creo que sí habría algún problema”, soltó Loser. Conocedor del FMI desde adentro, opinó que “este programa es muy importante no sólo para la Argentina sino también para el Fondo” y que “el prestigio del FMI juega un rol importante”.

Loser opinó que “el gobierno argentino cometió “errores importantes errores en tperminos de gradualismo” y sostuvo que “hubo una intervención del Banco Central (en el mercado cambiario) que fue poco clara”. Coincidió con la excusa del gobierno al decir que “hubo cosas que no se podían controlar como la inflación” y repreguntado en relación a cómo puede ser que un gobierno que controla todas las variables de la economía no pueda manejar la inflación, concedió que “el gobierno y el Fondo no se manejaron bien al poner metas inflacionarias”. Es decir: desde su visión, el error fue hacer pronósticos y no que la inflación se descontrole.

Cuestión de soberanía

En los últimos días se ha visto al Fondo impartir órdenes directas al gobierno argentino. Para Loser, “si el Fondo presta una cantidad de dinero muy importante a una tasa de interés muy baja tiene que tener injerencia”. “Si yo te presto plata, necesito tener control sobre las cosas. Aunque no creo que Argentina sea un virreinato”, lanzó el exdirectivo del organismo de crédito.

Por otro lado, negó que Lagarde pidiera la renuncia de Caputo: “Puedo decir categóricamente que el Fondo nunca pidió que un funcionario se fuera”. Sin embargo, ante la consulta de si el FMI puede haber pedido cortar de raíz las intervenciones del Banco Central, respondió: “Eso sí. Acá hubo una pelea en términos de lo que había que hacer entre el Banco Central y Hacienda”.

El dólar, sin garantías

El actual presidente del BCRA, Guido Sandleris, anunció que esa entidad no intervendrá en el tipo de cambio mientras se mantenga entre 34 % y 44 %. Esa banda se actualiza hacia arriba mes a mes y el límite de intervención es de sólo 150 millones de dólares diarios, insuficientes ante una alta demanda. “Sin la expansión monetaria por parte del Banco Central el dólar puede dispararse y no hay garantías de lo contrario. Pero es mejor largar los dólares cuando hay una fuerza especulativa. Cuando Argentina defendió un tipo de cambio a muerte terminó muy mal, como con la convertibilidad”, manifestó Loser.

El FMI es el mejor aportante de Cambiemos

El nuevo acuerdo prevé no sólo una ampliación del crédito sino adelantar gran parte de los desembolsos para 2018 y 2019 (o sea, antes de las elecciones). ¿Es una maniobra para facilitarle al gobierno el escenario electoral? “Podría interpretarse así. Yo creo que el Fondo está apoyando a la Argentina. El gobierno puede haberse equivocado, pero está intentando poner las cosas en orden”, dijo. Con matices, aceptó que el Fondo y el macrismo van de la mano: “Existe una visión común y en ese sentido sí puede decirse que el Fondo está apoyándolos. Pero no es un apoyo político sin tener en cuenta las condiciones económicas”.