“Si tocaran la montaña, quedaríamos sepultados bajo piedra”

Un proyecto minero y otro inmobiliario atormentan la vida de los vecinos de Casa Bamba que desde hace cinco meses realizan un acampe en defensa de la reserva natural. Además de sufrir incendios e inundaciones, la presión comenzó hace dos años cuando la empresa Mogote colocó un portón que impide el normal acceso a sus viviendas. “Estamos frente a un monstruo y somos muy poquitos”, alertó Julio Barrionuevo, un vecino del lugar.

 Viernes, 29-enero-2021

Desde hace varios meses, les vecines de Casa Bamba resisten el avance empresarial sobre la reserva natural.


Nacer y criarse lejos de la gran ciudad y en sintonía con la naturaleza puede convertirse en un verdadero calvario. Además de sufrir el avance de los incendios forestales durante agosto pasado, la destrucción del monte nativo y las consecuentes inundaciones, desde hace dos años los vecinos de Casa Bamba tienen bloqueado el ingreso a sus viviendas gracias a un portón que colocó – con guardia permanente incluida – el empresario minero Esteban Camarassa y su socio Pablo Gigli. “Primero empezaron a negarle la entrada al turista, después a los amigos y familiares de los vecinos, y luego a los mismos habitantes del lugar”, detalló Julio Barrionuevo, nativo de la zona. “Ellos decidían quién entraba y quién salía”, sostuvo.

El botín tan preciado es la Reserva Bamba, creada en el año 2001 por Ordenanza Municipal 59/2001 de la Ciudad de La Calera. A pesar de formar parte de una “zona roja” de acuerdo a la categorización establecida por la Ley de Bosques, un proyecto minero de la firma Mogote – propiedad de Camarassa – y un megacountry del empresario Lagos se configuran como los depredadores del sector. “Para el emprendimiento minero quieren volar dos cerros que están arriba del pueblo, a metros del río y de la vía del tren. Quieren sacar el árido y trasladarlo en tren para la autovía de montaña”, explicó Barrionuevo a Al Revés. “Y del otro lado, Lagos quiere instalar un megacountry arriba de todo”, agregó. “Imagínate que, a causa de los incendios, hemos recibido un alud que ha pasado por el pueblo. Si tocaran la montaña, quedaríamos sepultados bajo piedra”, advirtió.

Casa Bamba también fue víctima de los incendios forestales el año pasado alreves.net.ar

Casa Bamba también fue víctima de los incendios forestales el año pasado

La situación es compleja dado que la pequeña comunidad –de alrededor de 60 personas – se ha visto presionada por el municipio de La Calera a quien acusan de ser “socio” de los empresarios. “El acampe viene desde hace 5 meses, pero ahora está sostenido sólo por 3 vecinos. Estamos frente a un monstruo y somos muy poquitos”, comenta Barrionuevo, nacido y criado en el paraje. Con la esperanza puesta en la apertura de la actividad judicial, buscan frenar los proyectos – con amparos y demandas penales – que destruirían la reserva y pondrían en jaque la fábrica de agua que representa Casa Bamba. “Es muy necesario que este pulmón se mantenga vivo para las futuras generaciones. El agua no tiene precio”, concluyó Julio Barrionuevo.