“Si todos usáramos barbijo, habría 6 mil muertes menos en los próximos meses”

Luis Cámera, médico asesor del Ministerio de Salud de la Nación, remarcó la importancia de la responsabilidad individual para minimizar los efectos de la segunda ola, darle tiempo a la vacunación y no profundizar aún más la cuestión económica. El especialista advirtió que la evolución de la enfermedad con las nuevas variantes es mucho más rápida. “Un día tuviste fiebre y al quinto día siguiente estás en terapia”, alertó.

 Jueves, 1-abril-2021

El médico asesor Luis Cámera consideró fundamental la modificación de las conductas de los ciudadanos para frenar la segunda ola.


La impactante realidad de Brasil y Europa no logra hacer mella en la ciudadanía. Ante la inminencia de la segunda ola en nuestro país y a un año de la pandemia, los infectólogos insisten con incorporar y mantener los cuidados sanitarios para evitar la pérdida de miles de vidas. “Ya no sé cómo decirlo. A los intendentes y gobernadores les toca decidir si aplican restricciones o si vuelven a una fase anterior. Pero es el ciudadano común el que se tiene que cuidar a rajatabla”, explicó Luis Cámera, asesor del Ministerio de Salud de la Nación.

El médico fue contundente. “Hay que respetar las tres T: todas las personas, todo el tiempo y en todos los lugares tienen que usar el barbijo”, remarcó incluyendo a les que ya tuvieron la enfermedad y les vacunades. “Si hiciésemos eso, en tres meses, habría 6 mil fallecimientos menos”, estimó en diálogo con Nada del Otro Mundo.

En ese sentido, aseguró que la segunda ola es diferente a la primera. “Antes estaba distribuida en el tiempo y no parecía tanto, a pesar de que fallecieron 40 mil personas. Ahora el pico de esta segunda ola va a ser similar a lo que fue el rebrote de la anterior”, comparó.

“Hay que respetar las tres T: todas las personas, todo el tiempo y en todos los lugares tienen que usar el barbijo”.

Luis Cámera, médico asesor del gobierno nacional

Con respecto a las nuevas variantes, se mostró preocupado y advirtió que la proveniente de Manaos tiene una capacidad de reinfección del 50%. Si bien las cifras de contagios en Argentina todavía no reflejan la magnitud de las nuevas cepas, aseguró que en dos meses notaremos su expresión. “La evolución de la enfermedad es más rápida: un día tuviste fiebre y al quinto día estás en terapia”, afirmó.

Frente a un escenario delicado en donde se pronostica mucho sufrimiento, el especialista habló de un virus que se va perfeccionando y desafía a la ciencia que tendrá que ir mejorando las vacunas. Además, destacó que la pandemia es más cruel en América que en el resto de los continentes. “Alrededor de 2500 millones de personas no pueden cumplir con los postulados básicos para combatir el virus: no estar hacinado, tener disponibilidad de agua y no tener que salir a la calle a buscar el sustento económico”, analizó. “Es un discriminador de la pobreza como no se ha visto con ninguna otra enfermedad”, concluyó.