“Siempre que hay una restricción, hay reducción de casos”

Raúl Audenino, médico autoconvocado y presidente del Foro de Especialidades Médicas de Córdoba, consideró que no tiene sentido agregar camas y respiradores si no se suma y capacita personal, en un momento en donde los contagios subieron más del 100% en una semana.

 Viernes, 8-enero-2021

Raúl Audenino, médico autoconvocado, aseguró que en Córdoba no se sumó ni se capacitó más personal de salud para combatir la pandemia.


Ayer por la tarde, el gobierno de Córdoba adelantó que no iban a adherir al cierre sanitario nocturno que anunció la Nación y que todo sigue igual por estos lares. “El espíritu de la sociedad cordobesa es de seriedad y compromiso”, afirmó el gobernador Juan Schiaretti, a pesar de las aglomeraciones que se observaron estos últimos días en distintos balnearios de la provincia y que llegaron a “doblegar” a los municipios.

“Siempre que hay una restricción, hay reducción de casos”, aseguró el médico autoconvocado, Raúl Audenino. Si bien contempló la dura crisis económica y la necesidad de abrir el turismo, el especialista remarcó que la situación es gravísima porque, en una semana, subieron más del 100% los infectados en la provincia. “Encima ahora hablan de la segunda ola y de la llegada de otra cepa que es mucho más contagiosa. Si antes un paciente positivo contagiaba a 18 más, ahora con la nueva cepa puede infectar a 30 personas”, detalló en diálogo con Al Revés.

Para el presidente del Foro de Especialidades Médicas, no existe una política sanitaria en la lucha contra la pandemia. “Hay mucha improvisación. Lo único que saben hacer son edificios, camas, y respiradores. Pero, ¿quién los atiende?”, disparó con relación a la “solución” cordobesa. “No toman personal, ni lo preparan”, denunció. Con un equipo de salud que viene muy castigado – tanto por el gobierno que les paga salarios por debajo de la línea de la pobreza, como por la población que no respeta las medidas sanitarias – explicó que tendría que haber una enfermera cada 1-2 camas en terapia; una cada 4 camas en nivel intermedio; y una cada 6-7 camas a nivel general. “Pero no las hay”, remarcó.

“Venimos diciendo que nos sentemos a dialogar porque podemos ayudar”, sostuvo. “El equipo de salud está muy cansado y sabe que lo se viene es quizás peor de lo que fue”, concluyó.