Sin batería

27
mayo
2022

Sin batería

El agotamiento y la ansiedad van de la mano de un sistema explotador, injusto y desigual.

Las frustraciones laborales, las exigencias sociales y los problemas económicos de las mayorías contrastan con una minoría que continúa gozando de sus privilegios.

El ejercicio físico, el contacto con la naturaleza y un adecuado descanso son algunas de las alternativas para combatir el estrés.  

Pero el verdadero cambio implica pensar el trabajo de forma colectiva.

Paren el mundo que me quiero bajar

La crisis económica, el golpe que significó la irrupción de la covid en el mundo y la sensación de que no hay un futuro próspero en el corto plazo impactaron en la mente de las personas.

Sobre todo, de aquellas que se encuentran en “edad productiva”.

Con un sistema capitalista que se torna cada vez más salvaje, las exigencias terminan consumiendo la energía de quienes viven en una constante incertidumbre.

“Colapso físico o mental causado por el exceso de trabajo o el estrés”

Definición de agotamiento del psicólogo Herbert Freudenberger

Dos años atrás, un estudio realizado por el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 reveló que el 41% de lxs trabajadorxs argentinxs presentaban síntomas vinculados al síndrome de burnout o agotamiento laboral.

Las mujeres eran las más propensas a padecerlo

Para la escritora Anne Helen Petersen – autora de La generación quemada– se trata de una realidad que afecta en mayor medida a la generación “millennial”.

Aquellxs nacidxs entre los ’80 y fines de los ’90 se dieron cuenta que la meritocracia no existe.

No importa cuán duro trabajes

La autoexplotación y la eficiencia como valor laboral no son suficientes para alcanzar la vida exitosa que propone el capitalismo.

Los salarios siguen siendo bajos, los derechos laborales son avasallados y el abuso por parte de las empresas no cesa.

A su vez, mientras acontecen las crisis económicas, una minoría continúa con sus privilegios y enriqueciéndose a costa de las mayorías.

En consecuencia, las personas terminan agotadas y la sensación de fracaso es asfixiante.

...
Nuestro cerebro está expuesto a constantes estímulos y exigencias que se suman al estrés y agotamiento laboral

Aquellas pequeñas cosas

Ante una realidad desesperante para muchxs, los especialistas insisten con el cuidado.

Ángel Gargiulo, médico psiquiatra autor de Las Olas, considera que es muy probable que estemos sufriendo niveles de ansiedad y estrés que antes fueron distintos.

Si bien desde la Revolución Industrial la vida de la humanidad comenzó a estar cronometrada – apareció el reloj en las fábricas – ahora estamos expuestos a estímulos constantes que provienen de todos lados.

El uso excesivo de las redes sociales, el teléfono celular y la computadora no contribuyen a menguar la ansiedad y el cansancio con el que vivimos día a día.

Como alternativa para compensar el estilo de vida actual, el director de Cisma – Centro Integral de Salud Mental Argentino – desliza algunas opciones.

Estar en contacto con la naturaleza, hacer ejercicio físico aeróbico y seguir una alimentación adecuada.

Y el descanso como algo fundamental

“Dormir ocho horas es un trasplante de cerebro”

Ángel Gargiulo, médico psiquiatra

Si bien son paliativos para vivir un poco mejor, para la escritora Anne Helen Petersen la solución de fondo nos compete a todxs.

Debemos pensar en el trabajo de forma colectiva para conseguir un verdadero cambio.

...
'Antes, el trabajo era una mierda y era precario; ahora lo es más', según Anne Petersen

 Temas 

1
julio
2022