Sin punto final para los asesinos

A pocos días del triunfo del MAS en Bolivia, el dirigente minero Orlando Gutiérrez sufrió un ataque por parte de sicarios y matones, presuntamente vinculados con la dictadura de Jeanine Añez. Hoy falleció en una clínica de La Paz. La muerte del joven sindicalista se suma a las 36 víctimas fatales que denunció la CIDH producto del accionar represivo del gobierno de facto que inició su “transición” con las masacres de Senkata y Sacaba ocurridas en noviembre del año pasado.

 miércoles, 28-octubre-2020

La dictadura de Jeanine Añez no asume la derrota electoral y continúa con la violencia: hoy falleció el dirigente minero Orlando Gutiérrez luego de sufrir un atentado por parte de grupos de choque vinculados a la derecha boliviana.


El accionar represivo y asesino de la dictadura de Jeanine Añez no se detiene, a pesar de que el pueblo boliviano echó al gobierno de facto con un aplastante 55% de apoyo al MAS en las elecciones del pasado 18 de octubre. “Hoy el mundo ha visto cómo, en un día de fiesta democrática, sacaron las armas a las calles. No culpo a la policía ni a los uniformados porque obviamente han recibido órdenes de arriba”, expresó el día de la victoria el Secretario Ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), Orlando Gutiérrez. Días después, el dirigente sindical sufrió un ataque de parte de sicarios y matones vinculados a la derecha fascista – según denunció la Federación de Mineros – y, producto de la golpiza que recibió, falleció hoy en una clínica de La Paz.

Evo Morales y el presidente electo, Luis Arce, manifestaron su pesar por la muerte del obrero. Familiares, militantes del MAS y organizaciones sociales pidieron justicia y responsabilizaron a los grupos paraestatales que responden al ministro de Gobierno, Arturo Murillo, por el “acto de venganza” ante el evidente fracaso en las urnas. El jueves pasado – mientras Orlando Gutiérrez permanecía hospitalizado – la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia recordó que, tanto el líder como su familia, habían sido amenazados a través de redes sociales por sectores de derecha al revelar las atrocidades y la corrupción cometidas por la dictadura. “El compromiso es nuestra propia vida en defensa de la Patria”, había expresado durante una entrevista el dirigente.


Orlando Gutierrez alreves.net.ar

Orlando Gutiérrez trabajó desde los 11 años en la mina

La muerte del titular del movimiento minero se suma a las 36 víctimas fatales que denunció la CIDH producto del accionar represivo del gobierno de facto, que inició su “transición” con las masacres de Senkata y Sacaba ocurridas en noviembre del año pasado. Según informó la Defensoría del Pueblo de Bolivia, 27 de esas muertes son consideradas delitos de lesa humanidad. Las masacres, torturas, detenciones arbitrarias y persecuciones político – judiciales son algunas de las denuncias que efectuó su titular, Nadia Cruz, quien también padeció la violencia de la dictadura de Jeanine Añez. “Que su legado sea camino en las organizaciones sociales. Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”, manifestó la abogada en relación a Orlando Gutiérrez.