Sin vacuna para el fracaso moral

Los países ricos acaparan la producción mundial de vacunas contra el Covid-19, mientras los más pobres ven avanzar la pandemia sin poder hacer nada para conseguir dosis. El director de la Organización Mundial de la Salud dijo que se trata de un "catastrófico fracaso mundial" para la humanidad.

 martes, 19-enero-2021

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, advirtió sobre la desigualdad en la distribución de la vacuna contra el SARS-CoV-2 entre los países ricos y los más pobres.


“El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico, y el precio de este fracaso se pagará con las vidas y el sustento de los países más pobres”, dijo Tedros Adhanon Gebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud, durante el discurso de apertura del Comité Ejecutivo de la OMS. La advertencia se refiere a la desigualdad que se está registrando en la distribución de las dosis de las vacunas contra el coronavirus y que están siendo acaparadas por los países más ricos del mundo.

“Ya se han administrado más de 39 millones de dosis de vacunas en al menos 49 países ricos. Solo 25 dosis se han repartido en un país pobre. No 25 millones; no 25.000; solo 25. Tengo que ser franco. El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de ese fracaso se pagará en vidas y medios de subsistencia en los países más pobres del mundo”, agregó el director de la OMS. Ese fue el caso de Guinea, que solo recibió esa cantidad de vacunas, que se aplicaron a los dirigentes del país. Mientras, otros países como Canadá, tienen aseguradas dosis que en algunos quintuplican la cantidad de habitantes. “Este enfoque egoísta no sólo pone en peligro a los más pobres y vulnerables del mundo, sino que también está condenado al fracaso”, advirtió. “Estas acciones sólo prolongarán la pandemia y nuestro sufrimiento, así como las restricciones necesarias para contenerla”, agregó Tedros.

En el mapa mundial, la Argentina es uno de los pocos países pobres que está recibiendo vacunas, mientras la mayor parte de la producción se reparte entre los fabricantes (Rusia, China, India, Reino Unido, Estados Unidos) y los que pudieron negociar primero el abastecimiento.

“Reto a todos los estados miembros a que garanticen que, para el Día Mundial de la Salud el 7 de abril, las vacunas contra la covid-19 estén siendo administradas en todos los países, como símbolo de esperanza para superar tanto la pandemia como las desigualdades que están en la raíz de tantos desafíos globales de salud”, pidió Tedros y dijo que se consiguieron dos mil millones de dosis de cinco laboratorios, para distribuir en 92 países a partir de febrero, pero pidió la colaboración de los estados más poderosos para sostener el programa, ya que por ahora solo se mantiene gracias a donaciones a la coalición internacional COVAX. “Hago un llamado a todos los países para que trabajen conjuntamente para garantizar que en los primeros 100 días de este año, la vacunación de los trabajadores sanitarios y las personas mayores esté en marcha en todos los países”, agregó.