Sin vivienda digna en plena pandemia

La inequidad en los ingresos refleja la desigualdad que existe en el acceso a la vivienda digna en el Gran Córdoba. Entre quienes perciben ingresos mínimos, el 61% no cuenta con las condiciones edilicias mínimas, el 49% viven en situación de hacinamiento y el 36% no tiene acceso a servicios básicos como cloacas, pozo ciego o cámara séptica. Además, durante estos últimos años, el gobierno provincial realizó recortes presupuestarios en algunos programas que profundizaron esta realidad.

 martes, 14-abril-2020

El acceso a la vivienda digna en el Gran Córdoba está condicionado por la desigualdad que hay en los ingresos, pero también por los recortes presupuestarios que realizó el gobierno provincial en los programas de vivienda


Según un informe del Observatorio de Trabajo, Economía y Sociedad (OTES), hay una gran desigualdad en el acceso a la vivienda digna en el Gran Córdoba. De acuerdo al estudio “Informe Especial. Condiciones de Vivienda en Gran Córdoba”, un 31% de la población reside en hogares con deficiencias fundamentales; un 11% no cuenta con las condiciones edilicias mínimas – techo, piso, baño o ambientes vulnerados-; un 8% no accede a servicios básicos como cloacas, cámara séptica o pozo ciego; y un 21% padecen situación de hacinamiento – tres o más personas en una habitación-.

Pero la realidad se recrudece cuando se conocen los datos referidos a los grupos sociales que perciben un ingreso per cápita familiar mensual de hasta $5.280. Allí, la vivienda se aleja de los ideales: el 61% viven en hogares que no cuentan con las condiciones edilicias mínimas; el 36% de esas personas no tiene acceso a servicios básicos; y el 49% padece hacinamiento. Un combo complicado si se tiene en consideración el actual contexto de pandemia que, fundamentalmente, establece el aislamiento obligatorio y aconseja “quedarse en casa”.

Sumado a esto, la investigación también arroja números lamentables con respecto a la intervención el Estado en materia de vivienda. De esta manera, señala que el gobierno provincial realizó recortes en los presupuestos de los programas de vivienda del 38% si se compara 2013 con 2020, mientras que la peor caída fue en el período 2017-2019 cuando se registró un recorte del 68%. Otra práctica que no contribuyó a la equidad en el sistema de vivienda fue la sub-ejecución de las partidas, quedando un 43% de los recursos sin ser utilizados a lo largo de esos años. Así concluye que la intervención del Estado, lamentablemente, reforzó las desigualdades en el acceso a la vivienda digna en el Gran Córdoba.