“Son terroristas sanitarios”

Con honestidad y sin eufemismos, Arnaldo Dubin calificó de criminales a aquellos gobernantes, integrantes de la oposición y sectores del periodismo que resistieron, argumentando nimiedades, las medidas sanitarias “tardías e insuficientes” del gobierno nacional. El médico intensivista y docente de la UNLP reiteró por enésima vez la advertencia: cuando el sistema sanitario se satura, la mortalidad aumenta brutalmente.

 Martes, 27-abril-2021

"Estamos en tiempo de descuento y perdiendo por goleada el partido", definió Arnaldo Dubin, médico intensivista.


En medio de la tragedia humanitaria, surgen con mayor claridad las palabras para designar y explicar lo que está ocurriendo en el país y el mundo. Así como ayer la RAE aprobó la palabra “covidiota” para referirse a aquellas personas que se oponen a cumplir las normas sanitarias para evitar el contagio de coronavirus, el médico intensivista y docente de la UNLP, Arnaldo Dubin, calificó de “terrorismo sanitario” a quienes resisten política, judicial y mediáticamente las disposiciones del gobierno nacional.

“Ha llegado el tiempo de dejar los eufemismos de lado y decir las cosas como son. Estamos cursando un colapso sanitario”, definió en diálogo con Nada del Otro Mundo. “Actualmente en CABA se ha tornado una quimera conseguir una cama, no ya en terapia intensiva, sino en la terapia en general. Los pacientes pueden estar largas horas deambulando en una ambulancia o esperando en la casa antes de poder ser internados. Estamos ventilando mecánicamente a pacientes en áreas de los hospitales que no son las adecuadas”, describió con mucho pesar.

Para el Jefe de Terapia Intensiva del Sanatorio Otamendi, la única manera de minimizar – ya no evitar – la magnitud de la tragedia son las restricciones. En ese sentido, consideró que las disposiciones de la gestión de Alberto Fernández fueron “bienvenidas”, pero “tardías e insuficientes”. Sin embargo, criticó duramente que algunos gobernantes de los distritos más comprometidos epidemiológicamente, sectores de la oposición y del periodismo resistan estas medidas, instalando debates sobre cuestiones “nimias y estúpidas” como la presencialidad de las clases en un contexto tan delicado. “Son criminales”, disparó contundente.

Con suma honestidad, el investigador habló de la importancia de mirar lo que sucede en Brasil como un “espejo”. “Hay que aprender de todo esto. Tenemos que dejar de lado aviesas intenciones políticas y pensar que la prioridad es la vida”, remarcó. En ese sentido, insistió en la necesidad de implementar restricciones, la preservación de actividades productivas básicas y la ayuda estatal a los sectores más postergados que son “los que más sufren la pandemia”.

“Cuando el sistema sanitario se satura, la mortalidad aumenta brutalmente”, repitió como un mantra que se niega a ser escuchado. “Estamos en tiempo de descuento y perdiendo por goleada este partido”, finalizó.