Stornelli tiene quién lo banque

Una treintena de diputados y diputadas de Cambiemos, encabezados por Graciela Ocaña, firmaron una nota en defensa del fiscal. Argumentan que su trabajo en la causa de las fotocopias de los cuadernos está interferido por la investigación que lleva adelante el juez Ramos Padilla, que justamente se originó en una presunta extorsión en el marco de la causa de los ‘cuadernos’.

 lunes, 25-marzo-2019

Graciela Ocaña está salpicada por la causa de aportantes truchos y ahora banca a Stornelli, denunciando una "persecución" en su contra.


El fiscal Carlos Stornelli consiguió una fuerte ‘banca’ desde el sector político con el cual sintoniza: Graciela Ocaña y treinta diputados y diputadas más de Cambiemos presentaron un documento ante el Procurador General de la Nación, Eduardo Casal, en la que señalan que el juez Ramos Padilla, al investigar a Stornelli por presunta extorsión y espionaje ilegal, puede “interferir o bloque indebidamente el excelente trabajo que vienen desempeñando en el proceso conocido como ‘causa de los cuadernos’”, que según los diputados investiga “la trama de corrupción más importante de la historia argentina”.

Según la carta que presentaron hoy los diputados, “la persecución” se realiza “a través de citaciones judiciales”. Una consideración que sorprende viniendo de un sector político que tiene en la Justicia una de sus patas fundamentales, con jueces y fiscales –Stornelli entre ellos- a su servicio para hacer justamente eso: perseguir dirigentes opositores mediante una acumulación de causas por supuestos delitos, citaciones permanentes y prisiones preventivas.

Según Ocaña y compañía, lo que busca Ramos Padilla contra representantes del Ministerio Público (o sea, contra Stornelli) es “apartarlos de la causa y anular toda la investigación, bucando impunidad a toda costa”.

La nota tiene varias particularidades. La primera es que llega un día antes de la hora marcada para la tercera citación a Stornelli para declarar ante Ramos Padilla bajo amenaza de declararse ‘en rebeldía’ en caso de no presentarse como hizo en las dos primeras oportunidades. El otro detalle llamativo es que la impulsora de la carta es Graciela Ocaña, una de las principales involucradas en la causa de los aportantes truchos que Cambiemos, un hecho absolutamente probado sobre el cual el oficialismo no ofreció ninguna explicación.

Además de Ocaña, firmaron la nota Fernando Iglesias, Waldo Wolff, Héctor “Toty” Flores –hombre de Carrió-, Eduardo Amadeo, el radical José Cano, Pablo Torello y otros 24 diputados y diputadas más. Las que no firmaron fueron Elisa Carrió y Paula Oliveto, quienes según las escuchas habrían hecho uso de la información obtenida por esa extensa red de espionaje ilegal y sobre quienes pesa un pedido de apartamiento de su cargo legislativo presentado por Agustín Rossi.

Si bien no firmó la nota, Carrió publicó su propio comunicado, en el que sostuvo que “la única medida eficaz para combatir el espionaje ilegal en Argentina es eliminar la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)”, aunque no dio detalles de sus posibles vínculos con la red de espionaje.