Sturzenegger, la astilla del propio palo

El expresidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, hizo una radiografía en tono crítico de lo que fue, para él, el recorrido económico del macrismo. Críticas a Peña, Caputo y Prat-Gay, y aquella conferencia de prensa inolvidable del 28 de diciembre de 2017 a la que calificó como “bizarra”. Dijo que el fracaso económico fue por la política que se llevó adelante.

 Lunes, 9-septiembre-2019

La fatídica conferencia del 28 de diciembre del 2017: Sturzenegger junto a Peña, Dujovne y Luis Caputo.


Un golpe inesperado, de esos que no se ven a venir. Federico Sturzenegger vino desde el pasado –reciente, aunque parezca lejano- a cobrarse viejas facturas contra algunos de los funcionarios del gobierno de Macri. Publicó un documento de 58 páginas titulado “La macro de Macri: el camino sinuoso a la estabilidad y el crecimiento” en el que critica la política económica llevada adelante durante este gobierno y hace un revisionismo del tiempo en el que él mismo fue presidente del Banco Central y la etapa posterior.

No hay peor astilla que la del propio palo. Al menos, a la hora de recibir críticas en la zona más sensible en medio de una campaña ya suficientemente cuesta arriba para el macrismo. “¿Los pobres resultados fueron derivados de la historia, errores propios, factores externos o solo mala suerte? Si bien la herencia macroeconómica recibida por el Gobierno no fue la ideal, es difícil culparla por los resultados”, concluyó Sturzenegger, y agregó que “al final, la culpa reside en las políticas económicas que se decidieron”.

Según el exfuncionario del gobierno actual, “en primer lugar el deterioro de la política fiscal y luego la decisión de apostar a un crecimiento de corto plazo, aun a expensas de las instituciones monetarias y la inflación”, fueron las razones que llevaron al fracaso. El economista criticó que se financiara el déficit fiscal con una deuda de corto plazo que generó “vulnerabilidades sustanciales”.

Por otro lado, hizo una lectura política de algunas decisiones: “El principal objetivo era político. La administración de Macri acarreó el estigma de ser un partido de derecha o centroderecha, que según se anticipaba iba a comenzar su gobierno con un gran ajuste fiscal y monetario. El equipo político –aquí el nombre apuntado parece ser Marcos Peña- pensó que era esencial deshacer este estigma”. La razón, cuenta Sturzenegger, es que esto le daría al proyecto macrista “fuerza política y flexibilidad en tiempos turbulentos”. Es decir: acumular fuerza política para hacer el gran ajuste cuando se necesitara, según aclara el exfuncionario.

Sturzenegger repasó las expectativas que tenía el propio Gobierno sobre los resultados de su política económica, que se expresaron en metas nunca cumplidas. “La producción en realidad disminuyó 3,4 % (en términos per cápita cerca del 8 %) y la inflación agregó más del 250 % al nivel de precios y todavía está entre las más altas del mundo. Al final del mandato, nadie podría evitar una sensación de frustración”, remató.

28 de diciembre: la conferencia de los inocentes

Sturzenegger hizo hincapié en este día como la fecha clave del fracaso económico macrista. Aquella vez, él mismo dio una conferencia junto a Nicolás Dujovne y Luis Caputo y con la llamativa presencia de Marcos Peña, en medio de rumores de fuertes internas que tenían a estos tres últimos nombres de un lado y a Sturzenegger en la otra vereda. En esa jornada, Dujvone anunció el cambio de metas de inflación de 10-12 % a 15 %. Para Sturzenegger, esa decisión y la manera de comunicarlo constituyeron “un giro bizarro”, destacando que ese día se conmemoraba el Día de los Inocentes.

Por último, dijo que lo que se comunicó en realidad ese día es que el Gobierno “quería más inflación” y que el presidente estaba dispuesto incluso a echar al presidente del Banco Central –o sea, al propio Sturzenegger- si era necesario. “La pérdida de credibilidad se transformó en un shock permanente”, manifestó.