La agenda de género llegó para quedarse

Una encuesta reciente de GC&A detectó la creciente importancia que tiene la agenda de género en las decisiones electorales. El concepto de "igualdad de género" toma prioridad, al igual que la promoción de la ESI. En tanto, la participación en colectivos tiene sesgo de género: los varones se integran más a partidos y gremios y las mujeres a ONG y organizaciones religiosas.

 lunes, 7-enero-2019

Las demandas de género estarán muy presentes en los debates políticos del año electoral.


El 43% de los consultados en la última encuesta nacional de Gustavo Córdoba&Asociados afirmó que tendrá en cuenta la agenda de género de los candidatos a la hora de decidir su voto el año próximo, pero entre ellos, sólo el 8,3% valorará la promoción de la legalización del aborto para definir a quien elegirá. En cambio, el 21,1% tomará en cuenta propuesta sobre “igualdad de género” y el 13,4% a aquellos candidatos que promuevan la Educación Sexual Integral en las escuelas.

La consultora realizó la recolección de datos a nivel nacional, entre el 17 y el 20 de diciembre, con 3150 consultas online entre mayores de 26 años. La directora técnica del trabajo, denominado “Igualdad y Agenda Politica”, es la politóloga Ana Paola Zuban.

Según el informe de la investigación, el hecho de que el 43% asegurara que estará atento a las cuestiones de género en las plataformas electorales de los postulantes, indica “cuánto han penetrado estos debates en la sociedad y lo importante que serán el año que viene en las campañas electorales”.

La hipótesis se sustenta en que más del 60% de los consultados creen que la igualdad de género es necesaria para equilibrar la vida personal y profesional. También reafirma la creciente inserción de las temáticas de género en la agenda pública el hecho de que el 77% considera importante que se dicte ESI en las escuelas. Y, entre ellos, un 72% opina que la ESI debe desarrollarse con perspectiva de género e información sobre diversidad sexual. En cambio, los que manifestaron que la educación sexual es un tema familiar y privado, es una minoría.

Participación

En los años 70, pre dictadura cívico-militar, Argentina tuvo altos índices de participación política, social, comunitaria y religiosa y hasta en clubes de madres de escuelas. Uno de los objetivos del terrorismo de Estado fue quebrar esa voluntad a la organización colectiva, que era considerada germen de “subversión” por las fuerzas represivas y sobre todo, por los jefes civiles de los represores. El “no te metas” apuntó justamente a destruir ese rasgo político de la sociedad argentina.

Hoy, según la encuesta de GC&A, el 21,7% de los consultados dijo haber participado, en los últimos doce meses, en alguna organización, colectivo, partido, movimiento o agrupación. Desde una mirada de género, los datos indican que los varones participan más en partidos políticos y gremios, que son organizaciones más viculadas al poder, mientras que las mujeres lo hacen más en ONG y espacios religiosos, que es donde circula menos poder.

“Si bien los partidos políticos siguen siendo la principal herramienta de participación para la mayoría, empiezan a perder terreno frenta a otras formas de organización”, explica el informe. Asi, el 46,2% de los que participan en algún colectivo, lo hacen en partidos políticos, el 16% en organizaciones sociales; el 9,4% en gremios; el 7% en organizaciones estudiantes; el 7% en ONGs; el 7% en espacios religiosos; el 3,4% en colectivos feministas y el 3,4% en colectivos LGTB.