Temporada de liquidación

23
setiembre
2022

Temporada de liquidación

Los sectores liberales cuestionan la emisión monetaria cuando se trata de la inflación, pero guardan silencio frente a la maquinita que financia el dólar soja.

Por cada dólar liquidado por los grandes agroexportadores, el Estado asume un costo fiscal de 40 pesos.

Además de significar una transferencia de riqueza extraordinaria a los sectores concentrados, la medida va a contramano de la retórica gubernamental que busca reducir el déficit fiscal ajustando a las mayorías.

La misión de la emisión

La emisión monetaria es valorada positiva o negativamente dependiendo la ocasión.

Así como es acusada desde el liberalismo por ser una de las principales causas de la inflación, también es respaldada – o por lo menos, no cuestionada – cuando se trata de garantizar rentabilidad a los sectores concentrados de la economía.

En ese sentido, la facilidad otorgada por el gobierno a los exportadores de soja – un tipo de cambio diferencial que les permitió liquidar a 200 pesos en lugar de 140 – representa otro claro ejemplo de “doble vara”.

En diálogo con Al Revés, el economista Ignacio Juncos compartió una serie de datos reveladores a los que arribaron desde el Observatorio de Trabajo, Economía y Sociedad.

Por cada dólar liquidado, el Estado asume un costo fiscal de 40 pesos que lo paga el BCRA a través de la emisión

El número es una aproximación entre los 60 pesos extra que se le paga al sector – la diferencia entre el dólar soja a 200 y el dólar oficial a 140 – y lo que recauda el Estado con las retenciones del 33%.

Lo cierto es que el plan de financiar el dólar soja va a contramano del resto de las medidas económicas que se están implementando para el resto de la población.

Si se compara la reducción del déficit fiscal prevista para el próximo año – 0,6% del PBI – con el total del costo fiscal que conlleva la medida, la disparidad es brutal.

“La carga que asume el Estado representa más de la mitad del ahorro previsto en el Presupuesto 2023”

Ignacio Juncos, economista de OTES

En definitiva, ordenar las cuentas y reducir subsidios son ideas que solo aplican para las mayorías, pero que casi nunca alcanzan al sector agroexportador.  

...

Divisas pero, ¿a qué costo?

Si bien la disposición del Ministerio de Economía es presentada como exitosa por el ingreso de divisas al país, también garantiza una rentabilidad altísima a las cerealeras.

Consultado por Al Revés, el especialista en Economía Política Francisco Cantamutto opinó que se fortalecieron las reservas – el frente más vulnerable en relación a las auditorías que realiza el FMI – pero que, a la vez, el gobierno validó a aquellos que especulan atesorando.

Mientras la mayoría de los pequeños y medianos productores de soja liquidaron su cosecha hace rato porque lo necesitaban para renovar la siguiente temporada de cultivos, un grupo minúsculo consiguió una ventaja que sienta precedente.

“La lectura es que cada sector de poder que presione, va a obtener lo que buscaba”

Francisco Cantamutto, economista y Doctor en Ciencias Sociales

Además de que el ingreso de dólares no necesariamente significa el fin del endeudamiento – dado los préstamos comprometidos con organismos internacionales en las negociaciones que realizó Sergio Massa en EEUU – la disposición avala un negocio redondo para los grandes productores y acopiadores de soja.

Al igual que Cantamutto, el economista Ignacio Juncos señaló que el dólar soja representó una transferencia de riqueza extraordinaria a los sectores concentrados de un día para el otro.

Mientras se apunta a los planes sociales y a la segmentación de tarifas como formas de ajuste, el premio para los sojeros tiene un impacto redistributivo regresivo.

“Todos estos pesos que van a parar a sectores de altos ingresos no se vuelcan a la economía o a la inversión. Hay una alta chance de que, una gran proporción, terminen volcados a los dólares financieros”

Ignacio Juncos, economista de OTES

...

 Temas 

21
setiembre
2022

 Temas 

20
setiembre
2022