Temporada sin certezas

Quizás el clásico “estalló el verano” tenga que reemplazarse por un verbo diferente. Con contagios que están superando los 7 mil casos diarios en todo el país, el ministro de Salud de Buenos Aires, Daniel Gollán, señaló que es “inimaginable” que miles de personas vacacionen normalmente en la costa sino aparece la vacuna y que la única alternativa es pensar en una temporada con protocolos.

 viernes, 7-agosto-2020

El ministro de Salud de Buenos Aires, Daniel Gollán, consideró difícil que miles de personas concurran a la costa argentina este verano sino aparece la vacuna del coronavirus.


La aparición de la pandemia no sólo provocó 19,1 millones de infectados y más de 715.000 muertos en todo el mundo, sino que instaló la incertidumbre como denominador común en la vida de la mayoría de la población. Con más de 7 mil contagios diarios en todo el país, donde Buenos Aires y CABA concentra el 85% de los infectados, Daniel Gollán advirtió ayer a Radio Impacto que es “inimaginable” que miles de porteños y bonaerenses del Conurbano vayan a la costa este verano sino aparece la vacuna. Ante la repercusión que generaron estas declaraciones, hoy el ministro de Salud de Axel Kicillof aclaró – durante una entrevista a Radio Rivadavia – que se puede pensar una alternativa “con protocolos”, pero descartó que haya una “normalidad” con las características previas a la cuarentena.

Sin embargo, sus palabras fueron interpretadas como desalentadoras por el sector del Turismo. El titular de la Asociación Hotelera y Gastronómica de Villa Carlos Paz, Leonardo González, calificó como “desafortunados” los dichos del funcionario y sostuvo que así les quitan la “última esperanza” de mantener el negocio en pie. Por otro lado, el intendente de Pinamar, Martín Yeza, distendió el diagnóstico adjudicándolo a una “opinión personal” y recordando el posible agotamiento del ministro porque “tiene una pandemia a cargo en la provincia más populosa del país”. “En mi caso no podría decir que no estamos trabajando para tener una temporada. Sí no habrá boliches, ni mega-recitales”, aseguró el jefe comunal de 34 años, que transitó bien la enfermedad de Covid-19, pero admitió que se agitaba cuando lavaba los platos.

En ese sentido, el titular de la cartera de salud bonaerense insistió en tener presente la alta contagiosidad del virus y el riesgo que representa para toda la provincia de Buenos Aires. “A la Ciudad de Buenos Aires, en tiempos normales, entran entre dos y tres millones de personas que van a trabajar. Es ridículo pensar esto como un sistema estanco”, analizó. “Además de usar criterios absolutamente epidemiológicos, hay una cuestión de sentido común. Es un virus que nació en una zona remota de China y, en un mes y medio, ya estaba en todo el mundo”, explicó a Futurock. “Quieren instalar que a partir de ahora todo va a ser una apertura y no es así. Se generan pensamientos cuasimágicos”, agregó. “Cuando tengamos vacuna y esté disponible masivamente, cambia la historia”, concluyó.