Darío Gomez Pucheta

 

columnista alreves.net.ar

Tenemos Derecho a la Ciudad

Los anuncios del Gobernador Schiaretti de adelantar las elecciones a Gobernador de la Provincia (1), marcaron el ritmo a los intendentes y de esta manera comenzaron los procesos electorales. Se calentaron las internas y en los espacios políticos partidarios se están tomando decisiones.

En el marco de la expansión neoliberal que se da en el país, los gobiernos locales adquieren mayor relevancia, ya que es el nivel de estado con más proximidad a las demandas ciudadanas. Mientras, a escala mundial y regional se acentúa la concentración de poder económico en pocas manos, teniendo como contrapartida la exclusión de miles de personas.

Esta situación adquiere mayor relevancia en las ciudades, al ser éstas el espacio en el que habitan casi el 89% (2) de los cordobeses, concentrando la Ciudad de Córdoba el 50% de la población de la provincia. Es ahí que el rol de los gobiernos locales adquiera vital trascendencia en las condiciones de vida de lxs cordobeses.

Sin embargo, somos los ciudadanos quienes construimos la vida urbana, quienes elegimos a quienes nos representarán en los espacios institucionales y quienes podemos manifestar nuestro descontento ante sus decisiones. Pero para esto, debemos tener una idea colectiva lo suficientemente expandida de lo que es nuestra ciudad y lo que queremos que sea. Ahí es a donde aparece la política, esa capacidad social por modificar la realidad que se diferencia de lo político, vinculado a las marcas electorales y la politiquería que tiene por objetivo valerse del sistema democrático para satisfacer los intereses de las minorías más ricas.

La ciudad es donde nacimos, es dónde trabajamos (o pretendemos hacerlo), es donde estudiamos (o quisiéramos hacerlo), es donde viven nuestros seres queridos (nuestros padres, hijxs, hermanxs, amigxs entre muchxs otrxs) es dónde nos enamoramos y nos desenamoramos; ese lugar donde trascurre nuestra vida urbana es la ciudad que construimos con nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones.

En la campaña electoral por la intendencia nos presentarán a candidatos que nos ofrecerán sus capacidades, equipos y voluntades para “hacer la ciudad que queremos”. Definir qué ciudad queremos, qué ciudad necesitamos, pensar la ciudad que nos incluya a todos, todas, todes lxs que vivimos en este conglomerado de construcciones que es el espacio que transitamos todos los días, es transcendental para vivir hoy o proyectar nuestro futuro.

Hace décadas se definió a esa idea general de la ciudad que nos posibilita desarrollarnos, que nos incluye, que nos brinda las posibilidades de satisfacer de manera integral todos los derechos reconocidos internacionalmente como derechos humanos -desde la vida hasta la recreación- como el Derecho a la Ciudad. En esta parte del planeta, la mercantilización del mundo construye realidades antagónicas y perversas que imposibilitan contar con una realidad socio-ambiental garante del acceso a la ciudad para cada persona sujeta de derecho, y como sociedad sujeta a deberes entre nosotrxs.

En estos meses, Córdoba comenzará a recibir la “oferta electoral”, de igual manera que recibimos las ofertas del supermercado. Contraponer una demanda por el Derecho a la Ciudad, es pensar primero en una ciudad inclusiva de la diversidad social, es hacer una urbanidad democrática vertebrada en el espacio público como un bien supremo y de todxs, y participativa en la construcción de la agenda de gobierno.

Somos los ciudadanos quienes en definitiva hacemos la ciudad todos los días con nuestras acciones y cada cuatro años eligiendo a nuestros representantes. Por eso es que tenemos Derecho a la Ciudad.

Notas:
1- Publicación de AlRevés.net.ar: La Provincia adelantará las elecciones para el 12 de Mayo.
2- Datos de La Dirección de Estadística y Censos de la Provincia de Córdoba en censos del año 2008.