Todavía no se cae

A cinco años de la primera marcha del Ni Una Menos en el país, la violencia machista no detiene su feroz andar. Anoche se conoció el femicidio de la militante y comunicadora Rocío Fernández en Jujuy. Hoy el fiscal Fernando Rivarola consideró que la violación cometida en el año 2012 por “La Manada de Chubut” a una joven de 16 años fue un “desahogo sexual”. Según informó el Observatorio Nacional Mumalá, desde el 3 de junio del 2015 a la fecha, hubo 1440 femicidios.

 miércoles, 3-junio-2020

Hoy se cumplen cinco años de la histórica movilización del Ni Una Menos. Desde esa fecha hasta hoy, 1440 personas perdieron su vida a manos de la violencia machista en el país.


La vida no vale nada para quienes se esconden y operan detrás del poder histórico e impune del patriarcado. A cinco años de la primera marcha del Ni Una Menos en el país, la violencia machista no detiene su feroz andar. Anoche se conoció el femicidio de Rocío Fernández, una periodista, militante feminista e integrante – casualmente – del colectivo Ni Una Menos, en la localidad de Humahuaca en la provincia de Jujuy. La joven de 35 años, oriunda de La Plata, apareció sin vida en su domicilio. Su pareja presentaba heridas y, según advirtieron sus compañeras de militancia, había sido denunciado por violencia de género y tenía antecedentes de acoso. Según informó Cosecha Roja, la policía tardó seis horas en llegar al lugar.

En el otro extremo de nuestro país, hoy se conoció que el fiscal Fernando Rivarola consideró que la violación grupal conocida como “La Manada de Chubut” ocurrida en septiembre del año 2012 en Puerto Madryn se trató de un “accionar doloso de desahogo sexual” por parte de cinco jóvenes contra una chica de 16 años que estaba inconsciente. Además, modificó la calificación de “abuso con acceso carnal” por la de “abuso simple”, sobreseyó a dos de los imputados que en el momento del hecho eran menores de edad y propuso una pena de “tres años en suspenso” para los otros tres individuos- Ezequiel Quintana, Leandro Del Villar y Luciano Mallemaci- que reconocieron el hecho. La joven víctima pudo dar a conocer lo sucedido recién en enero del año pasado mediante un posteo en las redes sociales, donde detalló el abuso, relató que recibió amenazas para que no hablara ni denunciara y confesó que tuvo que mudarse con su mamá a otra ciudad luego de un intento de suicidio. “Durante todos estos años, ellos siguieron sus vidas impunemente, mientras yo no tengo estabilidad emocional y por ello sigo tratada”, expresó.

Desde aquel 3 de junio del 2015 hasta la fecha, se contabilizaron 1440 femicidios – directos, vinculados y travesticidios – según informó el Observatorio Nacional Mumalá. En lo que va del año, hubo 124 muertes por violencia de género y el 68% se produjo en la vivienda de la víctima o en el domicilio que compartía con el agresor. El aislamiento social, preventivo y obligatorio no fue una tregua: se registraron 57 intentos y 61 femicidios.