Todos los fuegos el fuego

No de nuevo, decimos les cordobeses cada vez que las llamas arrasan con nuestras sierras. Si bien desde el gobierno provincial se demoniza el mes de agosto, las altas temperaturas, la sequía y los vientos, el gran misterio continúa siendo el origen del fuego y por qué casi siempre avanza sobre áreas catalogadas como de alto valor de conservación.

 jueves, 19-agosto-2021

“En 21 años como piloto de avión hidrante, nunca vi algo similar", expresó Alfredo Vázquez luego del incendio en Potrero de Garay. Foto: Pedro Castillo.


Alrededor de 340 mil hectáreas se quemaron en Córdoba durante el año pasado. “En un año en donde el clima es cruel y castiga a Córdoba con los incendios, Dios nos envió la lluvia y apagó las llamas”, expresó en aquel momento el gobernador Juan Schiaretti.

Si bien el mes de agosto, las altas temperaturas, la sequía y los fuertes vientos representan los factores visibles del problema, queda flotando en el aire el misterio sobre qué/quién origina el fuego y por qué en la mayoría de los casos los incendios arrasan con áreas rojas y amarillas: monte nativo de alto valor de conservación según la Ley de OTBN.

“Nos llama la atención el horario en el que empezó el incendio: fue antes de las 7 de la mañana, un horario inusual dentro de una forestación”, admitió Diego Concha. La incógnita que deslizó el director de Defensa Civil de Córdoba a IP está referida al incendio que afectó a Intiyaco en la jornada de ayer y que para el funcionario “fue intencional”.



Además de ese lugar, el fuego avanzó sobre otras localidades como Atos Pampa, San Clemente y Potrero de Garay – en donde destruyó alrededor de 80 viviendas – y la zona del Loma del Tigre camino a La Cumbrecita. Hasta ahora, hay más de 2 mil hectáreas afectadas en Paravachasca y 1900 en Calamuchita. Se declaró el alerta roja debido al peligro extremo: los focos están contenidos, pero el incendio mantiene su actividad.

A su vez, el fuego también afectó el Valle de Traslasierra. “Hoy (ayer) el fuego comenzó en el campo de Sierra Pura, una empresa de aceites de oliva muy grande de la zona, que hace unos años fue denunciada porque fumigaba al lado de la escuela de Corralito. Tienen grandes intereses inmobiliarios en la región”, sostuvo Celeste Rumie, vecina del sector.

Casualidad o causalidad aparte, hace pocos días finalizó la Audiencia Pública Virtual en donde vecines expresaron su rechazo a la Autovía Alta Gracia – Villa Ciudad América. “No podemos dejar de vincular los incendios a este tipo de proyectos. Nos preocupa que se tomen decisiones sobre un territorio que ya está devastado y al que se lo sigue saqueando, sin tener en cuenta a sus habitantes”, remarcó Alejandra, integrante de la Asamblea de Paravachasca.

lucha contra el fuego alreves.net.ar

Ante el avance del fuego, vecines de la zona ayudaron a controlar el fuego.

Con una mirada mucho más punzante, Juan Smith, abogado y ambientalista de la Fundación para la Defensa del Medio Ambiente de Córdoba, adjudicó la destrucción del bosque nativo a la alianza estratégica que existe entre los sectores económicos concentrados y quien detenta el poder político en la provincia desde hace 20 años. “La estrategia es la extracción de bienes comunes, la conversión de bienes comunes en dinero y la concentración de ese dinero en muy pocas manos”, develó a una radio local.

Para el letrado, Córdoba “no para” de crecer con loteos, canteras y desarrollo agroindustrial a costa del monte. Las autovías y el faro construido en plena ciudad mediterránea forman parte de la obra pública “delirante” que se construye con recursos de nuestras sierras. “Tenemos una ley provincial que se llama ‘Ley de manejo del fuego’. El gobierno maneja el fuego, no lo controla ni lo combate, lo maneja”, concluyó.