Tomala vos, dámela a mí

El juez Julián Ercolini se declaró incompetente en la denuncia de Stornelli contra D’Alessio y se la pasó a…¡Claudio Bonadío! Argumentó que la hipótesis de investigación es la misma que la de la denuncia de Carrió contra el falso abogado. O sea que Bonadío va a terminar investigando una causa que en el final del ovillo puede comprometerlo a él mismo.

 miércoles, 20-marzo-2019

El juez Claudio Bonadío y el fiscal Carlos Stornelli: el dúo más oscuro de Comodoro Py.


En una maniobra judicial de inusitada desprolijidad y desparpajo, el juez Julián Ercolini –uno de los magistrados más cercanos al Gobierno nacional- se declaró incompetente en la causa que debería investigar la denuncia del fiscal Carlos Stornelli contra Marcelo D’Alessio. Por eso, Ercolini le pasó la denuncia a otro de los jueces al servicio del Gobierno: Claudio Bonadío. La desprolijidad es tan flagrante que el magistrado ‘servilleteril’ terminará llevando adelante una causa que podría tocarlo a él mismo y que podría tener vinculación con la causa de las fotocopias de los cuadernos.

Todo se origina en la denuncia que presentó el fiscal Carlos Stornelli contra Marcelo D’Alessio por estafa y defraudación, por extorsionar en su nombre al empresario agropecuario Pedro Etchebest en el marco de la causa de las fotocopias de los cuadernos, cuatro días de explotar el escándalo que luego resultó en una gran trama de inteligencia y espionaje. La denuncia que presentó Stornelli con llamativa demora fue una autodefensa, una cobertura legal mínima ante una causa que lo salpicaba directamente. Esa causa recayó –es una forma de decir- en el Juzgado n° 10 a cargo del magistrado amigo Julián Ercolini.

Esa denuncia motivó que Ercolini le pidiera a Ramos Padilla que le remita la causa original, obligando a levantar el secreto de sumario y en un intento por quitarle de las manos la investigación del escándalo al juez de Dolores.

De manera paralela, ayer Elisa Carrió presentó una denuncia también contra el falso abogado y extorsionador Marcelo D’Alessio. Esa denuncia ‘le tocó’ a Bonadío. Ahora, Ercolini argumenta que la hipótesis de investigación en la denuncia de Stornelli es la misma que la de Carrió y por eso se la pasa a Bonadío. O sea: Ercolini le traspasa livianamente a Bonadío una denuncia por la que días atrás pretendió dejar fuera de juego a Ramos Padilla.

La mayor paradoja es que la investigación de la red de espionaje se origina en un presunto pedido de extorisión a Etchebest por la causa de las fotocopias de los cuadernos que investiga el propio Bonadío. De nuevo, para que quede claro: el fiscal Stornelli, quien lleva adelante la causa de las fotocopias de los cuadernos junto a Bonadío, podría haber formado parte de una extorsión contra un involucrado en esa causa y obtenido pruebas de manera irregular para esa investigación a partir de una red de espionaje que ahora a su vez será investigada por Bonadío gracias a una denuncia del mismo Stornelli. Queda claro que no hubo tiempo para sutilezas en la maniobra.

Ahora, Bonadío debe definir si acepta la denuncia que le pasa Ercolini. De no hacerlo, habrá una superposición de competencias entre los jueces que deberá ser resuelta por el camarista Martín Irurzun, otro de los hombres alineados al macrismo en la estructura judicial.

Mientras tanto ¿qué pasará con el pedido de Ercolini para que Ramos Padilla le pase la causa? Todavía no se sabe. Ramos Padilla no contestó a ese pedido pero ahora la situación cambió. Mientras tanto, Stornelli faltó nuevamente a la indagatoria –estaba citado para hoy- y volvió a pedir la recusación de Ramos Padilla.