Trabajadores en emergencia

Con una acumulación de más de 40 días sin servicio de transporte público en la ciudad, con deudas salariales que rondan los 100 mil pesos por chofer y luego de la represión que sufrieron los trabajadores el pasado lunes por parte de la Policía de Córdoba, el Concejo Deliberante aprobó con 16 votos positivos y 15 negativos la breve ordenanza que declara la emergencia del sistema urbano de pasajeros. La normativa habilita recortar salarios, reformular frecuencias y recorridos, la posibilidad de implementar sistemas alternativos de transporte" y todas “las medidas extraordinarias y urgentes necesarias”.

 viernes, 17-julio-2020

Esta tarde se aprobó la ordenanza municipal que declara la emergencia en el sistema de transporte público y habilita a tomar todo tipo de medidas que busquen "la sustentabilidad del sistema", como el recorte salarial a los trabajadores.


En un conflicto sin precedentes, el servicio de transporte público de la ciudad de Córdoba está paralizado desde hace dos semanas, pero lleva acumulado más de 40 días sin funcionar. Si bien el motivo explícito es la medida de fuerza que tomaron los choferes de UTA frente a la deudas salariales que mantienen las empresas con los trabajadores – alrededor de 100 mil pesos por empleado – más la falta de pago de aguinaldo, vales, obra social y ART, detrás de esta protesta se encuentra la especulación mancomunada entre empresarios y la Municipalidad de Córdoba a quienes nos les convenía que el servicio continúe en movimiento: tanto para evitar la propagación de la Covid-19, como para evitar gastos y/o pérdidas económicas, en el caso de las concesionarias del servicio.

Ante esta nueva “normalidad” que plantea la pandemia, el intendente Martín Llaryora envió al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que declara la Emergencia del Sistema del Transporte Público Urbano de Pasajeros y Movilidad Urbana de la Ciudad de Córdoba por el plazo de un año y con renovación automática, siempre y cuando, no cese la crisis. La iniciativa, que fue aprobada en últimas horas de la tarde con 16 votos positivos y 15 negativos, consta de cuatro páginas en las cuales propone reformular frecuencias y recorridos, implementar sistemas alternativos de transporte, el “reordenamiento financiero” y todas “las medidas extraordinarias y urgentes necesarias” que busquen asegurar “la sustentabilidad del sistema”. En concreto, la falta de recaudación y la supuesta “insuficiencia de los subsidios” pasarían a ser solventados mediante el ajuste del 12% de los salarios de los trabajadores, al disminuir la cantidad de jornadas laborales de 24 a 19.

Por su parte, el gremio UTA hoy realizó una asamblea en la sede del sindicato y marchó masivamente por las calles de la ciudad hasta el Concejo Deliberante que se encontraba rodeado de policías y vallas. La representante de los trabajadores, Carla Esteban, comentó que los titulares de las empresas manifestaron su compromiso de solucionar las deudas salariales y aclaró que, legalmente, “no es viable ningún recorte salarial o revisión en torno al convenio y derechos laborales”. Pablo Farías, secretario adjunto, advirtió que el lunes van a “sitiar la ciudad” porque “UTA actúa”.

Desde la oposición, la concejala Laura Vilches del Frente de Izquierda adjudicó la presunta responsabilidad de la emergencia del sistema de transporte a los empresarios y la Municipalidad “que desde hace años hacen negocios”. “Esto va directo al fracaso”, señaló la legisladora que ingresó otro proyecto en donde sugerían la municipalización del sistema bajo control de usuarios y trabajadores. Juan Negri, titular del Bloque de Córdoba Cambia, también expresó que les presentaron otras alternativas al Poder Ejecutivo, pero que no quisieron escucharlas. “Hoy, se va a aprobar una ordenanza que otra vez atropella las instituciones y no apuesta al diálogo y la convivencia política”, indicó. “Este proyecto es invotable”, sostuvo Juan Pablo Quinteros del Bloque Encuentro Vecinal.

En otro sentido, Juan Domingo Viola, presidente del Bloque Hacemos por Córdoba, defendió la propuesta del intendente Martín Llaryora y habló de la aplicación de un sistema de coyuntura. “Vamos a proponer un servicio inédito en una situación inédita como es la pandemia”, subrayó. “Los gestores anteriores resolvían la crisis aumentando el boleto”, indicó.