Un agujero negro en el futuro

El Observatorio de la Deuda Externa de la UMET presentó un estudio inquietante sobre los compromisos asumidos por Cambiemos ante el FMI por el pago de los servicios de la deuda publica. En 2020, se prevé pagos superiores a los 25 mil millones de dólares, con desembolsos del Fondo de 3.800 millones.

 lunes, 31-diciembre-2018


El gobierno recibirá en 2019 unos 22.555 millones de dólares del stand by acordado con el FMI pero tiene vencimientos por 37.927 millones dólares. Es decir que año próximo será muy ajustado en término de pagos de servicios de deuda, pero peor aún seran los siguientes: 2020, 20121 y 2022. El último informe del Observatorio de la Deuda Externa (ODE) que encabeza el economista Eduardo Bocco indic a que la mayor parte de a deuda del Tesoro en moneda extranjera tomada en estos últimos tres años vence de 2020 en adelante.

El informe mencionado señal que en 2020, con o sin Mauricio Macri como presidente, el país recibirá desembolsos por 3.875 millones de dólares pero tendrá vencimientos por 25.719 millones de dólares. Al año siguiente, Argentina recibirá 1.937 millones de dólares del Fondo y deberá pagar 35.179 millones. Las cifras dan miedo. En 2022 y 2023 ya no hay desembolsos pautados con el FMI, pero sí los principales vencimientos de deuda. Además de los desembolsos ya pautados, la fuga de divisas es otro peligro (y actual) para el cual no hay financiamiento del Fondo. Desde que Cambiemos es gobierno, la fuga de divisas llegó a 60.487 millones de dólares, según el ODE. Una cifra muy similar a la deuda emitida en igual período, que fueron 60.464 millones de dólares.

A todo esto, al día de hoy, último de 2018, las proyecciones indican que la deuda pública bruta equivale al 105 o 110% del Producto Bruto Interno. En 2015, la relación era del 37,6%.

El director de la UMET (Universidad Metropolitana de los Trabajadore), a la que pertenece el Observatorio de la Deuda, Nicolás Trotta, dijo en declaraciones al diario Página 12 que “puede venirse una crisis de magnitud” a futuro, como consecuencia del peso de la deuda y sus servicios en las finanzas públicas.