Un mensaje directo a Washington

Las dos CTA, gremios adheridos a la CGT –con Camioneros incluido- y organizaciones sociales marcharon hacia Plaza de Mayo en un acto multitudinario que dio comienzo al paro de 36 horas que mañana sumará al resto de la CGT y se hará paro general. Yasky y Micheli llamaron a la unidad y le tiraron con munición gruesa al gobierno.

 lunes, 24-septiembre-2018

La foto no deja dudas: el descontento social se expresó en la masividad de la convocatoria.


La foto previa de la jornada de paro general ya fue de alto impacto. Miles y miles de personas se movilizaron hacia Plaza de Mayo para dar un contundente mensaje al gobierno en medio de una profunda crisis social y económica y justo cuando el gobierno está en modo mendigo ante Christine Lagarde en Washington. Los discursos de los dos secretarios generales de cada CTA fueron encendidos.

“Los trabajadores y las trabajadoras vamos a estar en la calle hasta que cambie la política económica y cambie la política de entrega”, dijo Hugo Yasky. “Vamos a tener que hacer una y mil marchas, uno y mil paros”, prometió Pablo Micheli. Ambos dejaron el mensaje de que esta lucha va a tener varios capítulos más.

Un Yasky enérgico sostuvo que “no hay vallados que detengan la conciencia de un pueblo en el momento en que decide ser protagonista de la historia”. Por otro lado, sostuvo que Mauricio Macri, que está en Washington, “debe tener las rodillas entumecidas, mucho tiempo de rodillas es trabajo insalubre” y criticó a “los que ven a la Argentina, a Brasil y a la región como el patio trasero”. Además, recordó que la ley antidespidos –vetada por Macri- “podría haber evitado esta catástrofe social”. “Altanero, soberbio y con desprecio vetó la ley”, apuntó Yasky.

El también diputado remarcó que “es la primera vez que nos animamos a convocar con esta amplitud”, en referencia a que estuvieron representadas las dos CTA, parte de la CGT y organizaciones sociales. “Hay que sostener la amplitud, la unidad, la convergencia”, arengó.

Por su parte, Pablo Micheli criticó a otros sectores sindicales sin dar nombres propios: “Vamos a tener que hacer un esfuerzo de tolerancia. Da bronca que haya compañeros que están en otro sindicato y dicen ‘no, porque va a hablar fulano yo no voy a la marcha’. Están pelotudeando, no es una pavada lo que nos pasa”. En ese sentido, expresó que “estamos frente a un gobierno que no va a dudar en cagarnos a palos, meternos presos y reprimirnos”.

“Hay que hacer todos los paros que sean necesarios hasta que se caiga este modelo económico o estos tipos dejen el gobierno”, cerró Micheli. La jornada de hoy dejó postales impactantes por la fuerza mostrada y hacen prever una jornada de alta intensidad mañana cuando sea el paro general.

Represión de la Prefectura a organizaciones sociales

En el Puente Pueyrredón se desató una represión por parte de Prefectura contra organizaciones sociales que querían atravesar por allí para llegar a Plaza de Mayo. Tras varias horas, las fuerzas de seguridad liberaron el paso y las columnas pudieron pasar.