Un pacto para sobrevivir

Ante la posibilidad de que María Eugenia Vidal pierda la provincia de Buenos Aires si va en la misma lista que Mauricio Macri, Cambiemos negocia la posibilidad de que su mejor candidata junte votos con otras listas.

 martes, 4-junio-2019

Por colectora, María Eugenia Vidal podría buscar la reelección con otros candidatos a presidente.


Macri está recalculando, tomando medidas de emergencia pero no para rescatar al país de la crisis económica y social sino para conservar sus chances de ser reelegido presidente. Con los resultados en mano de los focus groups, las encuestas y consultas de opinión, Cambiemos no tiene otra opción más que redefinir sus fórmulas si el objetivo es seguir otros cuatro años en el poder.

La sugerencia a la que se resistió cuanto pudo fue ceder a su mejor candidata, María Eugenia Vidal, para que recupere territorio ante el avance en las encuestas de Axel Kicilliof y Verónica Magario. La única herramienta para revertir ese mapa sería que la actual gobernadora participe en las listas del candidato de Alternativa Federal, sea quien sea, o incluso de Roberto Lavagna.

La matemática de esos cálculos es apuntalar a Vidal en la primera vuelta presidencial y asegurarle su continuidad en el gobierno de la provincia, donde la ley electoral no permite balotaje. De esta manera, incluso si Macri perdiera en la primera vuelta, se aseguraría que su candidata continuara en el poder.

Marcos Peña, quien habría sido uno de los que más se resistía a la idea, dio su aval a la estrategia con una lógica que trasluce la consigna de los diseñadores de campaña: ganar como sea. “Si hay otros candidatos a presidente que quieren apoyar a nuestra gobernadora, no nos parece una alquimia. Son dinámicas provinciales que exceden a la dinámica nacional. En una elección desdoblada parecía más natural y en una local, parecería más raro pero si con eso se consolida una decisión de una mayoría de no volver al kirchnerismo en la provincia, no me parece un atajo o una discusión que altere la previsibilidad”, dijo el jefe de Gabinete en una entrevista con La Nación.

Por ahora, la maniobra es ilegal, gracias a un decreto firmado por el mismísimo Mauricio Macri el 12 de abril pasado en el que prohibía expresamente la conformación de listas colectoras. De esta manera, Macri debería firmar un nuevo decreto, derogando su propio decreto, con que Vidal pueda jugar con las colectoras.

En cuanto a quiénes serán los cabeza de lista en los que participaría Vidal, las conversaciones serían por ahora con los precandidatos de Alternativa Federal, mientras que Roberto Lavagna no habría sido convocado para ser parte del pacto electoral y su hijo Marcos aseguró que la alianza con Cambiemos no existe y que irán con candidato propio para la gobernación de Buenos Aires. “No lo veo posible, y me guío por los datos concretos. Venimos armando en la provincia, vamos a ir con candidato propio, con candidatos a intendente, a diputados y senadores. Hay que hacer una oferta que te permita mantener una coherencia”, dijo.