Un sueño atado a la inflación y al dólar

La devaluación de todos los días, sumada a una oferta de créditos hipotecarios que va atada a una inflación descontrolada, hace que el acceso a la vivienda propia sea cada vez más difícil. El cemento y el hierro, dos insumos básicos de la construcción, aumentaron en los últimos dos años y medio 120 y 160 %, respectivamente. El metro cuadrado calculado por el Índice de la Construcción de Córdoba subió un 93 % entre diciembre del 2015 y julio del 2018, y con la nueva corrida ya quedó totalmente desactualizado.

 jueves, 30-agosto-2018


Por Camilo Ratti

Cuando comencé a producir esta nota el lunes, el dólar arrancó la semana en 30,70 pesos, ayer llegó a 32 y hoy cerró en 34,50 y nada hace suponer que la corrida vaya a detenerse. Ni el adelanto del préstamo del FMI ni los ruegos que Macri llevará a Wall Street para poder terminar su mandato en 2019.

Sin pretensiones de exactitud numérica en un momento de la economía que desafía la máxima de todo buen periodista, lo cierto es que el rumbo decidido por el actual gobierno nacional confirma que la megadevaluación aplicada desde diciembre del 2015 aleja cada vez más el sueño de la casa propia.

La inestabilidad cambiaria tiene en la construcción un impacto concreto, porque varios de sus insumos están atados o muy determinados por el valor de la moneda estadounidense. La devaluación del 220 % del peso de diciembre del 2015 produjo efectos demoledores en uno de los sectores más dinámicos de la economía, y opera como una daga al cuello de las familias que siguen sin poder acceder a la casa propia, que en la Argentina rondan los 3 millones y medio.

precios de materiales

Por la inestabilidad cambiaria había problemas en el abastecimiento de materiales en ferreterías y corralones.

Aunque los precios varían al ritmo de la cotización del dólar, por el volumen que se compra y la política comercial de cada ferretería o corralón, este portal consultó el movimiento del cemento y el hierro en los últimos dos años y medio, en función de que son dos insumos básicos para la construcción de una vivienda.

En enero del 2016 la bolsa de cemento costaba al público 127 pesos (5.30 dólares a un dólar a 13.30 pesos) y el martes 28 de agosto la misma bolsa valía 280 pesos (5.43 dólares a un valor del dólar de 31.40 pesos) Es decir que la bolsa de cemento tuvo un incremento del 120,5 % en dos años y ocho meses, que irá en aumento si el gobierno no contiene al billete verde, que subió de 32 a 34,50 en sólo dos horas.

El caso del hierro es peor, porque según varios corralones consultados para esta nota, su precio se comercializa directamente en dólares. Cuando una persona va a comprar hierro, el que lo vende se fija en la cotización del momento para entregarlo. Sin embargo, para tener idea del incremento de este insumo vital, en enero del 2016 el hierro del 8 (usado como parámetro de medida porque es el que más se utiliza en una obra) costaba 92 pesos (6,91 dólares a un dólar a 13.30 pesos) y ayer -hoy seguro se vende más caro- se conseguía a 240 pesos (7,64 dólares a un dólar a 31.40 pesos) Un 160 % de aumento.

 

Metro cuadrado

La suba de los materiales, la mano de obra y algunos otros costos que tiene la construcción de una casa (trámites, impuestos, cargas sociales) también dispararon el precio del metro cuadrado, la unidad de media que se utiliza para calcular el costo de una vivienda.

Como los valores del mercado son muy disímiles, este portal consultó los números que publica la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia de Córdoba, que mensualmente actualiza el Índice de la Construcción de Córdoba y el valor del metro cuadrado para una casa tipo de 50m2.

Según los números oficiales, en diciembre del 2015 el metro cuadrado costaba 8220 pesos y en julio del 2018 (aún no terminó agosto) la misma superficie costaba 15.852 pesos, lo que implicaba un aumento del 93 %, sin contar que a ese número hay que agregarle los honorarios profesionales por proyecto y conducción técnica, que es un 10 % del valor total de la obra.

Cuando el ICC publique los valores del metro cuadrado de agosto deberá incluir el 15 % de devaluación que el peso tuvo en este mes, ya que julio había cerrado con un dólar que rondaba en los 29 pesos y hoy perforó los 34.

los salarios corren detras de la inflacion.

La suba del metro cuadrado superó en dos años y medio a los aumentos salariales.

No hay bolsillo que aguante

La última política pública de acceso a la vivienda fue el Plan Procrear, que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner implementó en el 2012 y que funcionó con las mismas características hasta marzo del 2016, cuando la administración Macri modificó un programa que en los tres años previos había entregado 171.169 créditos individuales según información de la Anses, el organismo responsable de hacer los 11 sorteos y 7 repechajes de los que participaron 564.197 familias.

Como ejemplo de las posibilidades de un trabajador medio de acceder a la vivienda, utilizamos el salario de un maestranza categoría A, que es un sueldo promedio del gremio de comercio. Ese trabajador en enero del 2016 cobraba 9634 pesos de bolsillo, que eran 724,36 dólares, que le alcanzaban para comprar 136 bolsas de cemento. Hoy esa persona cobra de bolsillo 19.018 pesos, que son 605,67 dólares, que le alcanzan para comprar 68 bolsas de cemento, exactamente la mitad.

Esta situación de un laburante de comercio es trasladable a la casi totalidad de los acuerdos paritarios, que en 2016 cerraron por un 25 %, en 2017 entre el 20 y el 25 % y para el 2018 firmaron por el 15 % y hoy están reclamando reapertura y cláusula gatillo para por lo menos poder arrimarse a una inflación que a este ritmo superará el 35 % en el mejor de los casos.

Cuando en este portal publicamos que la caída de los salarios medidos en dólares del 2015 a la fecha perjudicaba fundamentalmente a los trabajadores, jubilados y beneficiarios de políticas sociales, las consecuencias se sentían no sólo en el changuito del súper. También en el acceso al principal bien al que aspira una familia: la casa propia, cuyos materiales tenían al cierre de esta nota un valor y posiblemente mañana tangan otro. Quien sabe, lo único seguro es que el pastor está llevando a su rebaño derechito a la cueva del lobo.