Una cuarentena poco digna

Si bien desde las organizaciones sociales entienden necesaria la medida sanitaria del aislamiento obligatorio, aseguran que los sectores más vulnerables de la ciudad de Córdoba no pueden transcurrir con dignidad la cuarentena. Los referentes remarcan que la gente quiere cumplir con la normativa, pero la falta de alimentos y de ingresos provoca que busquen “moverse” para hacer changas que les garanticen lo mínimo. Además, señalan que el hacinamiento y las precarias condiciones de higiene constituyen una cruda realidad que les impide enfrentar adecuadamente la pandemia.

 viernes, 27-marzo-2020

Los vecinos de los barrios populares organizaron entrega de comida en viandas frente a la crisis sanitaria por el coronavirus - Foto Gentileza MTR


Las organizaciones sociales de Córdoba observan con preocupación el desarrollo de la pandemia, porque entienden que agudiza la situación crítica en la que se encontraban las clases populares desde antes de que existiera el peligro del coronavirus. En ese sentido, desde Barrios de Pie, Marisa Cariddi explicó a Al Revés que a pesar de que la enfermedad aún no ha llegado a esos lugares de la ciudad, hay dos aristas que son problemáticas: una relacionada con la prevención de la enfermedad; y otra vinculada a la repercusión de las medidas gubernamentales que repercuten en lo económico y social.

“La situación de cuarentena es bastante relajada y la circulación de vecinos/as se da con bastante normalidad, en parte porque en los barrios más chicos casi no hay control policial”, expresó en referencia al cumplimiento del aislamiento preventivo y obligatorio. “La gente trata de cumplir con la cuarentena, con quedarse en casa, con las medidas de seguridad personal y de sus viviendas, pero sus realidades muchas veces se lo impiden. El problema es muy grave”, remarcó a este portal Eduardo Berardo, integrante del Polo Obrero, agrupación que tiene trabajo territorial en 40 barrios de nuestra ciudad.

“En lo económico y social vemos con preocupación el tema de los alimentos”, indicó Cariddi. “Si bien las medidas que tienen que ver con los bonos económicos pueden ayudar, la comida no debe faltar”, explicó la referente de Barrios de Pie, quien también recalcó que ha aumentado la demanda en los comedores. En consonancia con esto, Maru Siviero del Movimiento Teresa Rodríguez (MTR), relató a Al Revés que se organizaron para seguir entregando viandas y distribuyendo alcohol y lavandina porque “el Estado no los garantiza”. Desde el Polo Obrero agregaron que hubo una subida muy fuerte en los precios de los productos de primera necesidad, por lo que “2 mil pesos en una tarjeta social alimentaria es insuficiente”.

Además, el 40% del trabajo informal y la no posibilidad de realizar changas es otra de las preocupaciones. “Prácticamente no han tenido asistencia de parte del Estado. Solamente esos 10 mil pesos para que viva toda una familia durante un mes, algo que es imposible”, opinó Eduardo Berardo. Por su parte, desde el MTR puntualizaron que la crisis generó despidos “en diversos sectores de la producción”, por lo que consideran que lamentablemente la cuarentena es una medida que “a la mayoría los hunde en la pobreza”.

En relación a las medidas de higiene fundamentales para prevenir el contagio del coronavirus, Eduardo Berardo advirtió que “se les pide correctamente que se laven las manos, pero muchos barrios como Guiñazú, Villa Boedo, El Milagro ni siquiera cuentan con agua corriente”. “Se plantea bien el distanciamiento social, pero viven hacinados adultos, niños y ancianos en una misma habitación”, detalló. “Si antes la asistencia del Estado era nula, ahora es totalmente insuficiente”, analizó.

Por último, desde el MTR denunciaron que los operativos de control muchas veces profundizan la represión en los barrios de nuestra ciudad. Denunciaron que ayer una compañera que pertenece a un comedor comunitario de zona sur fue retenida por la policía por más de una hora cuando volvía de la actividad pese a tener la acreditación correspondiente por cumplir tareas sociocomunitarias, siendo que cumple una función por la cual está exceptuada del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado el pasado 19 de marzo por el gobierno nacional.