Una ensalada rusa

De los creadores del “no a los médicos espías cubanos”, ahora llega “no queremos comunismo”. En repudio a la cuarentena obligatoria y en defensa de “la libertad”, un sector opositor y delirante de la sociedad argentina convoca a la “Revolución del Barbijo”. Cual seguidores de Jair Bolsonaro o Donald Trump, los paladines de la democracia exigen “no dejarle el poder absoluto” al gobierno y advierten en sus afiches que “el Estado no es nuestro dueño”. Argentina es uno de los países de Sudamérica que tiene la menor cantidad de infectados y muertos por coronavirus hasta el momento.

 miércoles, 6-mayo-2020

Un sector opositor al gobierno convoca mañana jueves a la "Revolución del Barbijo" en rechazo a la cuarentena obligatoria dispuesta por el Estado Nacional en el marco de la pandemia que ya registra más de 3 millones de infectados en el mundo


De los creadores de “no los médicos espías cubanos”, ahora llega “no queremos comunismo”. Sin que se conozca precisamente el origen de la iniciativa – como vino sucediendo en estos últimos años – se lanzó por redes sociales una convocatoria para mañana jueves 7 de mayo llamada “La Marcha de los Barbijos”. Para quienes prefieran formar partes de instancias con mayor implicancia social y política, será una revolución: la “Revolución del Barbijo”. Con la mitad del rostro tapado, un sector opositor y delirante volverá a las calles para exigir el fin de la cuarentena, reclamar por la libertad y defender la democracia. “Basta de dejarle el poder absoluto al gobierno”, señalan en sus flyers. “El Estado no es nuestro dueño”, manifiestan con rebeldía.

A pesar de que aconsejan “respetar la distancia” durante la sublevación, la iniciativa no deja de ser violatoria del Decreto Nacional 297/2020 que establece el aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el territorio nacional con el objetivo de proteger la salud pública y evitar la propagación del coronavirus y que, además, indica específicamente que no podrán realizarse eventos “que impliquen la concurrencia de personas”. Pero nada detiene a quienes pueden detectar los planes oscuros que intenta esconder el gobierno “soviético” – Miguel Boggiano sic – de Alberto Fernández.

Algunos de los incitadores

En estos días se escucharon distintas voces a favor difundiendo la movilización anti-cuarentena. Casualmente, son las mismas que vienen argumentando que la salud no debe primar sobre la economía en esta crisis inédita. “Tengo las bolas llenas pero entiendo que no hay otra”, expresó el periodista Eduardo Feinmann con relación al aislamiento. “Están moviendo una convocatoria en las redes sociales. El 7M, una manifestación con barbijo. Es una marcha para reclamar por la libertad”, aclaró en su programa.

Pero quien se está encargando de difundir la idea es el economista ultraliberal Miguel Boggiano, que viene expresando constantemente su hartazgo frente a tanto “comunismo”. A través de su cuenta oficial de Twitter, equiparó la cuarentena a la “prisión domiciliaria”; criticó que se pueda “sacar a pasear a los perros” pero no “sacar a pasear a los chicos”; y afirmó que el aislamiento se va terminar cuando salgamos todos a la calle y no “cuando nos lo indique un burócrata soviético”. “Hoy los costos de seguir encerrados superan a los beneficios”, concluyó el CEO de Carta Financiera, dejando muy en claro su perspectiva económica.

A principios de marzo, apenas se conoció el primer caso de coronavirus, se intentó organizar una primera “Marcha de los Barbijos” exigiendo la renuncia del ministro de Salud, Ginés González García, pero fracasó rotundamente. Argentina es uno de los países de Sudamérica que mejores resultados ha obtenido, hasta ahora, con relación al control y prevención de la pandemia. Mientras en el mundo hay más de 3 millones de infectados, nuestro país tiene 5020 casos y 264 muertos por Covid-19.