Una ganga…

El costo financiero de pagar en seis cuotas bajó de 158% anual a 133. Las tarjetas lo presentan como una buena noticia y lo hacen porque habían caído las ventas financiadas y ganado terreno el pago único, afectando las ganancias usurarias de los plásticos. Por la crisis, los bancos están concentrados en cobrar en lugar de vender.

 miércoles, 27-marzo-2019


La timba financiera en la que el macrismo convirtió a la Argentina no solo llena los bolsillos de especuladores y grandes capitales que hacen fortunas en un abrir y cerrar de ojos. Es también un gran negocio para las tarjetas de crédito, que se aprovechan de economías familiares que no llegan a fin de mes con el uso del efectivo.

El negocio es lucrar con los intereses en el financiamiento de cuotas. La noticia, que las tarjetas y bancos presentan como algo positivo en una economía en la que nada baja salvo los salarios, es que el costo financiero total (CFT) del pago en seis cuotas bajó del 158% anual a 133%.

Los que tienen más poder adquisitivo eligen planes cortos o un solo pago, porque baja el costo financiero, pero los de menos recursos no tienen muchas alternativas, salvo en los comercios adheridos a los programas oficiales: Ahora 6 tiene un costo del 41%, Ahora 12 del 44% y Ahora 18 de 45%.

Un banquero reconoció al diario El Cronista que han aumentado el monto de los pagos mínimos porque subió la mora de los clientes, “lo que hace que caiga el consumo de otros bienes porque la gente está usando las tarjetas de crédito para comprar la comida”.

Otro dato que aporta el ejecutivo sobre una crisis que parece no tener piso, es que su política estaba concentrada en vender y ahora los call center se están concentrando en cobrar.