Una mochila cargada de una deuda urgente

Trabajadoras textiles de la Economía Popular realizan una protesta en el Ministerio de Educación de la Provincia. Reclaman pagos adeudados hace siete meses por la producción de más de 2.700 mochilas y cartucheras. Desde el gobierno les responden que la plata no está.

 jueves, 18-octubre-2018

Las trabajadoras textiles llegaron al tercer piso del Ministerio de Educación y esperan una respuesta urgente.


Trabajadoras de la economía popular entraron al Ministerio de Educación de la Provincia para reclamar una deuda que ya lleva siete meses. Demasiado tiempo para un sector que necesita de esos recursos para el día a día. Sin embargo, desde el gobierno provincial la respuesta llega tajante y seca: “La plata no está”.

A principio de año, 149 trabajadoras –y también algunos trabajadores- de cooperativas textiles produjeron 11.000 kits de mochilas y cartucheras, las cuales entregaron a la Provincia antes del comienzo del ciclo lectivo. Hoy, siete meses después, el gobierno provincial les adeuda 2.731 kits, a un precio de $ 240 cada uno. En total, una deuda de aproximadamente $ 655.440 al que la inflación de este año ya le pasó por encima.

“Hace varios años que venimos trabajando así. Nunca llegamos a este punto. Siempre hay alguna demora, pero no así. Somos jefas de familia que necesitamos este pago”, aseguró Verónica Monge, una de las trabajadoras textiles nucleadas en CTEP y miembro del Encuentro de Organizaciones.

Las trabajadoras señalan que su trato es con el secretario de Educación, Javier Taborda. En realidad era, porque el funcionario no las atiende más. “Nos versea siempre, nos hace ir y no nos da respuestas”, señaló Monge. Al Revés intentó contactarse con Taborda, sin obtener respuestas.

A pesar de que la inflación del 2018 ya es de 32,4 % -y en los últimos doce meses ya supera el 40 %-, los trabajadores no están exigiendo ni siquiera una actualización. Aunque, claro está, correspondería, especialmente tratándose de un proveedor integrado por personas que pertenecen a la economía popular. “Pretendemos que nos paguen al menos lo que nos adeudan. Después vemos”, concluyó Monge.