Una pandemia de desigualdad

La Oxfam, una organización internacional no gubernamental dedicada a tareas humanitarias, presentó un informe sobre la desigualdad en el año de la pandemia y anticipó que los nuevos pobres que dejó en el mundo tardarán al menos una década en recuperar su nivel de vida previo.

 martes, 26-enero-2021

Los multimillonarios del mundo se recuperaron en apenas nueve meses de las pérdidas provocadas por la pandemia, mientras que para los más pobres, el tiempo mínimo para volver a su nivel previo de vida será de una década.


Según el último relevamiento de Forbes, hasta el 31 de diciembre de 2020, las 10 personas más ricas del mundo habían incrementadoo sus fortunas por un total de 540.000 millones de dólares desde el comienzo de la pandemia, alrededor del 18 de marzo del año pasado. Jeff Bezos, Elon Musk, Bernard Arnault y familia, Bill Gates, Mark Zuckerberg, Larry Ellison, Warren Buffett, Zhong Shanshan, Larry Page y Mukesh Ambani, vieron crecer su patrimonio de manera exponencial, mientras para los más pobres y los que cayeron en la pobreza como consecuencia de la pandemia, tardarán al menos una década en recuperarse.

“Más de la mitad de los trabajadores y trabajadoras en países pobres ya se encontraban viviendo y trabajando en condiciones de pobreza cuando se desató la pandemia, y un 75 % carecía de acceso a servicios de protección social como las prestaciones por enfermedad o desempleo”, explica Gabriela Bucher, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, una confederación de organizaciones no gubernamentales de 19 países, dedicada a tareas humanitarias en todo el planeta.

Entre las conclusiones del informe, elaborado a partir de estadísticas recogidas durante todo 2020, se destaca que “las mil mayores fortunas del mundo tan solo han tardado nueve meses en recuperar su nivel de riqueza previo a la pandemia, mientras que para las personas en mayor situación de pobreza del mundo esta recuperación podría prolongarse catorce veces más, a lo largo de más de una década”, dice el trabajo. “La fortuna acumulada por los 10 milmillonarios más ricos del mundo desde el inicio de la crisis es más que suficiente para evitar que ninguna persona del mundo se vea sumida en la pobreza a
10causa del virus, así como para financiar la vacunación contra la COVID-19 de toda la población mundial”, agrega.

El trabajo se presentó ayer, en el comienzo de la cumbre del Foro Económico Mundial de Davos, como señal de alerta a los gobiernos para que trabajen en el combate de la desigualdad y la pobreza generada por la pandemia de Covid-19.

“Hemos presenciado el mayor aumento de la desigualdad desde que hay registro. La profunda brecha entre ricos y pobres ha demostrado ser tan letal como el propio virus. Los modelos económicos fallidos concentran la riqueza en las manos de una élite rica que disfruta de una vida de lujo durante la pandemia mientras los trabajadores y trabajadoras esenciales (las personas que trabajan en el sector de la salud, en tiendas y mercados) tienen dificultades para comprar alimentos y cubrir sus gastos. La crisis afecta principalmente a las mujeres y a los grupos étnicos y racializados en situación de exclusión, ya que tienen más probabilidades de verse arrastrados a la pobreza, pasar hambre y no tener acceso a servicios de salud”; explica el informe.