Una preocupación simulada

Mañana, la Corte Suprema debe fallar sobre una causa que marcará la pauta del índice de actualización de haberes 150 mil jubilados que ganaron juicios contra el Estado. El gobierno aparenta preocupación por que el tribunal le falle ‘en contra’ –algo que efectivamente sucedería-, aunque estos jubilados cobrarían como mínimo dentro de 2 años.

 lunes, 17-diciembre-2018

El fallo es engañoso y el gobierno aparenta preocupación por la cuestión presupuestaria, pero los jubilados cobrarían recíen en dos años o más.


El máximo tribunal de la Nación emitirá mañana un fallo importante para la suerte de nada menos que 150 mil jubilados. La Corte resolverá sobre el caso de Luis Orlando Blanco y sentará precedente en relación a qué índice debe aplicarse para actualizar los haberes de los jubilados que le ganaron el juicio al Estado nacional. Sin embargo, a pesar de la aparente centralidad que se le dio a este fallo en los últimos días, sus consecuencias no serán inmediatas ni afectarán a esta gestión (al menos no en este mandato).

El gran dilema es si para recalcular los haberes previsionales de las personas que iniciaron las acciones judiciales debe utilizarse el índice ISBIC (Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción), que es el que reclaman los jubilados y da como resultado porcentajes superiores, o el RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), que es lo que propone el gobierno.

El RIPTE también fue el utilizado por Anses en la mal llamada “reparación histórica”.

El abogado previsionalista dijo que el fallo no tendrá consecuencias inmediatas. “En plata no es nada”, sintetizó. Es que la primera sentencia se va a liquidar como mínimo dentro de dos años, aunque muy probablemente en tres. Anses tiene 87 mil sentencias en tratamiento y por Ley de Presupuesto liquida entre 37 y 38 mil por año, dependiendo del monto retroactivo que corresponda, ya que la partida que se asigna en el Presupuesto se distribuye entre las sentencias que se puedan ir pagando.

La Corte resolvería mañana que el índice a utilizar debe ser el ISBIC. Desde el Ejecutivo aparentan cierta preocupación, para mantener el tema en agenda y que el fallo aparezca como una buena noticia para los jubilados, aunque sus consecuencias presupuestarias no serán pagadas por esta gestión. “El gobierno arreglo con la Corte para liquidar de esta manera”, aseguró Fernández Pastor.

De todos modos, cuando llegue la hora de cobrarlo, para los jubilados sí marcará una diferencia. Según explicó el previsionalista, la diferencia entre un cálculo y otro va del 30 % al 60 %, aproximadamente.