Una sonrisa para los jubilados

La Corte Suprema falló a favor del reclamo del jubilado Lucio Blanco y definió que los haberes previsionales en conflicto judicial deben actualizarse por el índice ISBIC y no por RIPTE, como proponía Anses. El fallo se extiende a otros 150 mil casos. Las sentencias empezarían a pagarse dentro de dos años, aunque la Ley Previsional abre una posibilidad de no demorar tanto.

 martes, 18-diciembre-2018

Carlos Rosenkrantz volvió a votar en soledad y a contramano de los otros cuatro ministros.


Otra vez cuatro votos contra uno. Otra vez el presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, quedó solo, votando a contramano de los otros ministros. La Corte Suprema dictó el fallo en la causa del jubilado Blanco, que definió que las remuneraciones previsionales deben actualizarse con el Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción (ISBIC), que da como resultado una actualización más beneficiosa que la fórmula que proponía Anses, basada en la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE).

Finalmente, la jueza Highton de Nolasco volvió a dejar en soledad al presidente del tribunal y acompañó el voto de Lorenzetti, Maqueda y Rosatti. Rosenkrantz, que parecía que conducía una suerte de nueva mayoría en la Corte –con Highton y Rosatti- perdió decididamente al juez que entró junto con él y la jueza, que parecía firme a su lado, ahora vota a veces para un lado y otras veces para el otro.

El criterio de la Corte en el caso Blanco se traslada directamente a las 11.766 sentencias apeladas por Anses que están en el máximo tribunal. Pero también se trasladará luego a otros 150 mil casos que están en distintas instancias judiciales.

Tal como adelantó ayer Al Revés, ahora la polémica surge por los tiempos que tendrá el pago de estas sentencias. Anses tiene 87 mil sentencias en lista de espera para recibir el pago y los recursos previstos alcanzan para el pago de unas 37 ó 38 mil sentencias anualmente. El Presupuesto 2019 prevé para este apartado 34.538 millones de pesos.

Según esta lógica, los jubilados que acaban de recibir la buena noticia del fallo de la Corte deberán esperar al menos dos años para empezar a cobrar.

Sin embargo, un artículo de la Ley Previsional señala que “las sentencias condenatorias contra la Administración Nacional de la Seguridad Social serán cumplidas dentro del plazo de los 120 días hábiles”. El apartado, que rescató el periodista Ismael Bermúdez, agrega que “si durante la ejecución presupuestaria, se agotara la partida asignada para el cumplimiento de dichas sentencias, el Jefe de Gabinete de Ministros podrá disponer ampliaciones o reestructuraciones presupuestarias con el objeto de asegurar el pago en el plazo indicado”.

Pero esto depende de una decisión política, y Dante Sica ya dio señales ayer de que esa ampliación de partida presupuestaria no llegará. “No tendrá impacto fiscal ni económico en los próximos años”, dijo el ministro ayer.

El abogado Miguel Fernández Pastor señaló que este fallo no tiene mayor importancia en el corto plazo. En la Corte hay otras dos causas que sí podrían tener un gran impacto fiscal. La Cámara Federal de la Seguridad Social definió en la causa “Hartmann, Gabriel Leonidio c/Anses” que un jubilado no puede cobrar un haber inferior al 70 % de lo que percibió como promedio en sus últimos 10 años como activo. La Corte debe decidir si reafirma este fallo.

Por otro lado, la causa “Fernández Pastor, Miguel Ángel c/Anses” que señala que el nuevo índice de cálculo de actualización de jubilaciones es inconstitucional por su efecto retroactivo. Este fallo tendría impacto sobre la situación de 18 millones de jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones.