Uvas pesadas como piedras

Por efecto de la inflación, las cuotas de los créditos hipotecarios UVA se dispararon el 46,8% en un año y el 30% en los últimos seis meses. Hay 30 mil clientes en condiciones se pedir una renegociación ...

 viernes, 4-enero-2019

Ya hay organizaciones de clientes en problemas para pagar, que reclaman una solución.


Temporada de uvas agrias.

Por efecto de la inflación, las cuotas de los créditos hipotecarios UVA (Unidades de Valor Adquisitivo) aumentaron el 46,8% este año, y el 30% en los últimos seis meses. Es una suba muy superior al 27,3% que se incrementaron los salarios entre octubre de 2017 y octubre de 2018, según informó en las últimas horas en Indec. Los préstamos, vendidos por el gobierno de Cambiemos como la panacea para que la clase media acceda a la casa propia, subieron más que los alquileres, que se fueron pactando más al ritmo de los salarios.

Los UVA fueron lanzados en 2016 por el gobierno de Cambiemos. Con este sistema, las cuotas y el total de la deuda se actualizan mensualmente según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec, que este año oficialmente quedó 20 puntos arriba de los salarios formales. El sistema prevé la posibilidad de que el banco que otorga el crédito extienda el plazo de devolución cuando la inflación supere en un 10% a la variación de los salarios.

Según cálculos periodísticos, si una familia tomó un préstamo por US$ 102.900 en junio de 2018 (unos $ 2,9 millones de entonces), la cuota inicial de $ 19.237 ahora es de $ 25.159: casi $ 6 mil más. Y durante los últimos 12 meses, pagos de $ 7.600 saltaron a casi $ 11.200, los de $ 10 mil se fueron ya a $ 14.750 mil, y los de $ 15 mil, a más de $ 22.100. Según estos cálculos, para que la cuota del crédito no supere el 25% de los ingresos, una familia debería contar mensualmente con entre 80 y 100 mil pesos, monto al que acceden sectores muy pequeños.

La Secretaría de Vivienda de la Nación indicó que unos 30 mil deudores, sobre 130 mil préstamos, tendrán que activar una renegoción de la deuda porque no pueden pagar las cuotas. Toda renegociación implica cuotas más livianas pero más plazo y más intereses. Es decir, más deuda y más tiempo siendo deudor.