Vacaciones amargas

Arcor frenó la producción de su planta en Catamarca por la caída en la demanda del mercado y le dieron vacaciones forzosas a 430 de sus empleados. En total son 2.500 los trabajadores a quienes se les vienen otorgando licencias desde principios de octubre.

 Miércoles, 6-noviembre-2019

La firma Arcor aplicó una nueva medida de vacaciones obligatorias, esta vez en su planta de Catamarca, donde trabajan 430 empleados.


La merma en la demanda de alimentos y la recesión en el mercado interno provocó que la firma más importante del país en ese rubro tomara la medida extrema de otorgar vacaciones forzosas a su personal en varias de sus plantas productoras.

La última en sumarse es la central de Recreo, en Catamarca, donde 430 empleados deberán tomarse licencias de entre una y dos semanas mientras la firma espera mejores vientos en la economía.

Según datos publicados por BAE, se trata de la quinta de las plantas fabriles de Arcor que debe aplicar esta medida, luego de Tucumán, Villa Mercedes, Colonia Caroya y Salto, con licencias que se prolongarán hasta el 18 de noviembre y el cierre de tres líneas de la fábrica para reducir el stock que se acumula en los depósitos.

Las vacaciones forzosas se suman además a las licencias anuales que deberán tomarse todos los empleados en febrero, por lo que en total la planta permanecerá inactiva durante un mes completo en un lapso de cuatro meses.

En el programa de emergencia y ajustes que está ejecutando Arcor, hace pocos días fueron despedidos 42 empleados en la planta de San Luis, a los que se suman los retiros voluntarios y el reacomodamiento de recursos humanos.